Cuando eliges no pagar una marca

En este modesto espacio habré reseñado cientos de relojes, la mayoría de ellos de mi propiedad aunque una minoría de ellos ya no sigan conmigo. Otros han sido prestados y otros cedidos.

Con tantas piezas es difícil escoger la que uno se pone. Habitualmente suelo usar dos relojes al día que repito durante aproximadamente una semana. Pero siempre hay algunos que salen más que otros. Desde que llegó hace algo más de un año, sabéis que uno de mis predilectos es el Reuss Uhren Fabrik RUF500. Recientemente se ha incorporado a la lista otro modelo que junto al San Martin SN038-G repite con frecuencia en mis selecciones semanales.



Me estoy refiriendo al Heimdallr Kermit SBDX001. A simple vista ambos comparte una característica común: son de color verde. Si bien en tonalidades diferentes, pero verdes al fin y al cabo. Un color que no es demasiado común en relojería puesto que según las estadísticas de ventas los vencedores son negro, azul, blanco y plateado en ese orden.





Pero más allá de su color, hay otro aspecto que los hace diferentes. Son marcas desconocidas, a nadie le suenan como podrían sonarle un Omega, TAG Heuer o un Rolex. Ni siquiera como un Certina. Son firmas que resultan invisibles incluso para muchos aficionados. Micromarcas que solamente se pueden comprar vía web. No obstante, aún hay más, no son creaciones propias sino relojes Private Label personalizados. Es decir modelos genéricos que la fábrica o el ensamblador han remarcado para la marca en cuestión.

En el caso de RUF son los de Chrono AG / Chronowatch, al igual que hacen con Swiss Military by Chrono, Ceccacci 1897 o más recientemente con Tidlös Scandinavia. Por su parte el Heimdallr SBDX001 «Marine Master» es lo mismo, pero producido por Fuzhou Astar import and export, al igual que ocurre con Steeldive/Addies, Proxima o con San Martin. Diseños poco originales, pero muy probados y por tanto funcionales.

El caso del Heimdallr es chino, y en ese modelo en concreto, al 100% puesto que la maquinaria también es de origen asiático, una Seagull ST21. El RUF es por su parte suizo, o al menos lo suficientemente suizo como para poder lucir el emblema de Swiss Made, lo que incluye su calibre, un fiable ETA 2824-2. Maquinarias que son casi idénticas puesto que el Seagull es un diseño ETA pero fabricado en Asia. Corazones que laten a alta frecuencia (28.800 vph) y que mueven la manecilla segundera con facilidad.

De principio a fin los dos son similares: cajas de presentación que son genéricas para varias marcas y van sin firmar, estética de buceo, cajas grandes de 44mm, coronas y traseras estériles, y unos controles de calidad que son nulos o escasos, inclusive en el suizo. En este sentido el único aspecto diferente es que los helvéticos son más serios a la hora de cubrir sus propios defectos y dan mejor servicio.

Cuentan también con una buena resistencia al agua 300M en el Heimdallr y 500M en el RUF; y en suma dan mucho por muy poco. El chino por apenas 140€ y el suizo por unos 500€. Evidentemente ese precio se consigue en base a recortes en elementos que no son imprescindibles como ya hemos visto, y otros que para mi lo son, como los controles de calidad.

Pero a fin de cuentas nos permiten tener un reloj muy completo y con muy buenas prestaciones a excelente precio. Un buen reloj para disfrutarlo nosotros mismos, pero sin ser piezas de las que poder presumir o aparentar frente a los demás, algo que a mi nunca me ha interesado.



16 comentarios en “Cuando eliges no pagar una marca”

  1. Supongo que también tiene mucho que ver que los Omega, Rolex o Certina tengan precios disparados 😀 A nadie le amarga un dulce, y seguro que si los de IWC se preocuparan un poco en su difusión (que tanto les da, con vender unos pocos al año ya tienen el beneficio asegurado) y en divulgarlos para los latinos – que imagino que frente a los chinos y a los árabes que deben ser sus principales clientes, nosotros somos unos pobretones – otro gallo cantaría. Porque vamos, no me digas tú a mí que frente a un Omega o un IWC, ibas a preferir un «cuchitril» de esos chinorros remarcados que no saben ni su madre de dónde salen, que no me lo creo, honestamente 😀 O sea venga, que no cuela.

  2. Dices: «Un buen reloj para disfrutarlo nosotros mismos, pero sin ser piezas de las que poder presumir o aparentar frente a los demás, algo que a mi nunca me ha interesado». Pues hay muchas marcas de relojería que solo fabrican unos ejemplares al año y casi nadie las conoce (philippe-charriol, speake-marin…, por mencionar un par de ellas). Decir que es «para no fardar» cuando llevas una marca china que tampoco nadie conoce, pues puede ser lo mismo que lo otro. Nadie sabe si ese reloj cuesta cien euros o cien mil. Otra cosa es que me digas que llevas Lotus, Viceroy o Nowley, que todo el mundo sabe que son relojes «del montón», pero un RUF, que encima solo es posible adquirir vía internet, perdona pero eso es todo menos «modesto».

  3. Por supuesto que no Rolexito, prefiero un Omega, un IWC, un TAG Heuer, pero sobre todo un Zenith. Lo que no prefiero es que suban precios dos veces al año, que sus tarifas aumenten a doble dígito cada año y así durante años, haciendo que el mismo reloj cueste ahora casi el doble que hace cinco año. Ojo que no critico que la sofisticación tenga un precio y deba pagarse, pero sí que es exactamente lo mismo que ya tenían, pero mucho más caro. Llega a ser algo insostenible, y de ahí el batacazo que se ha dado la industria suiza de la relojería, puesto de manifiesto por el COVID, claro.

    Como aficionado a la relojería lo que me duele es que la mayoría de aficionados no puedan aspirar a esas piezas. Si hace unos años era un sueño ahora es un imposible. Así que al menos conformémonos con aquellas marcas que ofrecen buen producto a buen precio y disfrutemos de ellas. Sin pasar por el falso elitismo, el encarecer porque sí.

  4. >berta, me alegra que menciones a Peter Speake-Marin, porque es alguien que conozco más o menos de cerca y que incluso él se pasó a los relojes de menor precio. Lo escribí en la prueba del Stoic World The Pilots Watch. Sin embargo acepto tu punto de vista, hay marcas muy caras y que hacen verdaderas preciosidades que la mayoría de gente ni conoce. Son relojes para disfrutar uno mismo. Pero eso no implica que sea imposible que lleves un reloj chino que te llene, tengo algunos, o que incluso seas capaz de llevar un Rolex y disfrutarlo tu. A fin de cuentas la mayoría pensará que es una falsificación.

  5. Buenas noches amigos,

    Los relojes de una colección privada, al menos en mi caso, no sólo son un precio marcado en una etiqueta, y de hecho, eso es lo de menos. Casi todos tienen un sentido, un significado, bien por el momento en que se añadieron a esa colección, o bien por la nostalgia que pueden despertar al hacer recordar otros tiempos pasados, tal y como le sucedió a Proust con su madalena.

    Nunca he entendido ni entenderé lo de comprar algo exclusivamente por su valor económico. Mejor dicho, lo entiendo pero no lo comparto al 100%. Si quiero «ganar» dinero prefiero mirar la Bolsa o las criptomonedas, que nunca me voy a encariñar con una acción de Iberdrola ni con el 0,5% de un bitcoin En mi caso no voy a ganar un sólo céntimo vendiendo relojes, pero estoy seguro que si los he perdido o perderé, puesto que cuando dejan de ser míos suele ser porque los he regalado a alguien que los va a seguir apreciando. Da igual. El objetivo no era el lucro, y ni siquiera presumir de ellos en el sentido estricto de la palabra. En mi caso son para deleite propio, punto. Claro que los llevo con orgullo y me gusta que mis amigos los puedan ver, pero lejos de querer «aparentar».

    No tengo un Rolex, ni un P-P, ni un Omega (ya me gustaría, y puestos a elegir, un 6300G o un speedmaster moonwatch, porque me encantan) y, tengo cosas más importantes en las que gastar mi dinero (en comer y vivir, por ejemplo). Por eso me atraen, intrínsecamente, las máquinas con buena relación calidad-prestaciones-precio-belleza. Y aunque no lo creáis, hay relojes japoneses e incluso chinos que ofrecen eso.

    Y que cada cual haga con su dinero lo que le plazca 😉

    Salud!

    Postdata: me sigue encantando ese Heimdallr jejeje

  6. Buenas tardes D. Javier y resto de amigos.
    Sin ánimo de prejuzgar, dios me libre de tal hecho, tu elección me parece acorde y sincera con tu carácter y personalidad. No me parece ningún apto de ostentación más allá del propio conocimiento sobre los guarda tiempos. Porque la elección de compra y puesta ya en sí es conocimiento y, si me apuran, cultura.

    Conociendo los relojes de Javier (los propios) podría elegir perfectamente un reloj con mayor ostentación económica.
    Perdón si no me explicado bien.

    P.D. Javier muy buena elección.

  7. Apoyo al 100% tu comentario Sergi, Dios me libre de juzgar a nadie.
    Por otra parte felicito a Guti por aventurarse con otras marcas, ya que eso abre el panorama para los seguidores de este espacio, esto es lo que agradezco más, que alguien se atreva y nos muestre nuevos productos.
    Saludos a todos.

  8. En efecto Eneko. Esa es la idea. Lo básico es disfrutar de la relojería y hacerlo como uno se sienta cómodo y pueda permitirse. Sacas un tema muy interesante y es el de la inversión, algo que a las marcas les interesa potenciar, pero que en el 99,9% de los relojes es completamente falso. Una minoría se revalorizan, pero es imposible anticipar qué modelos serán. Y en esos casos dado el riesgo y la rentabilidad, seguro que hay productos financieros más interesantes que un simple reloj.

    Otra cosa es comprar un reloj, disfrutarlo y luego poderlo vender sin perder demasiado dinero… Pero dejamos claro que vamos a perder, claro.

    PD: En breve habrá más Heimdallrs para terminarte de convencer, jeje.

  9. Te has explicado perfectamente Sergi y justo esa es la idea. Es verdad que no me agrada cómo funciona la industria china, la explotación que habitualmente implica y los costes medioambientales. Pero también que están empezando a hacer cosas de cierta calidad a precios insuperables. Me siguen gustando los relojes caros, evidentemente, pero cada vez odio más toda esa cortina de elitismo y de falsa historia.

  10. Curioso que tus modelos más usados sean micromarcas, sobre todos teniendo también relojes de marcas conocidas y consolidadas. El marinemaster precioso y sus homenajes también.
    Yo si alguna vez he comprado como inversión no he usado el reloj porque al final le cojo cariño y me renta más el que se quede conmigo, sobre todo si lo he usado en viajes o momentos especiales.
    Me llama la atención que el azul sea la segunda esfera más vendida, imaginaba que sería la blanca

  11. Al final uno termina huyendo de la imagen de las marcas conocidas Stainless, son puros negocios más que afición relojera, aunque eso no quita que marcas conocidas hagan estupendas piezas. Está también el tema del precio, hoy en día un reloj como este Davosa o más aún el Kronos que menciono es imposible de encontrar en marcas como Longines o Tissot que sería el equivalente a esos precios.

    El color de la esfera me lo han confirmado varias marcas relojeras españolas. En Europa triunfan las esferas oscuras. Principalmente negro, pero también azul. Me parece que en USA es distinto y quizás las blancas o plateadas tengan más cuota de mercado.

  12. @Berta, es posible que algún día te enteres de que es más la persona que lleva el reloj que el reloj mismo.

    Se puede ser muy hortera a base de montañas de dinero y Rolex [1, 2] y todo un caballero con un Casio en la muñeca [3].

    [1] https://www.abc.es/summum/living/ocio/abci-jay-z-regala-relojes-lujo-36000-euros-como-invitacion-fiesta-201912101244_noticia.html

    [2] https://image.ibb.co/nnpH35/tumblr_nl5x8cb_ZX11uoosoxo1_1280.jpg

    [3] http://www.mcbroom.biz/PMWF/Casio-AMW320D-thread04.jpg

  13. @Guti, a saber si la competencia de Rolex les paga a los raperos sus Rolex.

    No soy un fan de Rolex, salvo el modelo Explorer (el primero, el Rolex Explore II no me interesa). Veo a uno de esos raperos con el Explorer y … ¡¡aaaaaaaargh!!!

Deja un comentario