';

¿Cuánto gana una tienda de relojes?

Iba a titular este artículo como «¿Cuánto gana una relojería?«, pero me ha parecido más adecuado usar el término tienda o comercio, ya que relojería puede atribuirse a una marca de relojes (relojera), o a un negocio de reparación.

Cuando actualizaba la prueba del Iron Annie Flight Control 51565 para hacerme eco de la liquidación de TimeByMe EURL, la empresa que explotaba la conocida tienda online timebyme.com, y con la que tuve una relación profesional y cercana, me topé con lo que sería el depósito de cuentas a 30/09/2017, el último disponible públicamente, y que para futura referencia ya que es información pública, os dejo accesible aquí (456 KB. en formato PDF).

A priori lo que llama la atención, y que es justamente el objetivo de este breve monográfico es el margen comercial que ofrece la relojería en general. En el último ejercicio se produjeron ventas por importe de 569.509€, que les habían costado 354.320€ (un 62%). Mientras que el año anterior fueron 607.141€ a un coste de 353.803€ (un 58%). Por hacerlo sencillo, un reloj que podías comprar en su tienda a 569€ les había costado solamente 354€.

¿Cuánto gana una tienda de relojes?

Más sorprendente aún es que TimeByMe ofrecía unos precios enormemente competitivos. Por lo que yo estuve comprobando, nadie en toda Europa vendía Laco o Iron Annie más barato que ellos. Si ese beneficio bruto, se obtiene con precios tan bajos, entonces imaginaros lo que puede llegar a ganar un comercio online como Relojes Manía.

¿Cuánto gana una tienda de relojes?

También nos da una idea de la cifra de ventas que se puede conseguir. Intuyo que a un ticket medio de 200€ o 300€, eso son casi 2.000 relojes vendidos anualmente, una buena cifra considerando lo lucrativo que parece ser un negocio de ese tipo.

Ahora bien, hay que aclarar que también hay costes asociados. El stock de relojes, es decir, un dinero que normalmente se adelanta a la marca o al distribuidor a la espera que se venda, los gastos de personal, de software, y el coste que implica almacenar los relojes, y también los costes de envío y de logística.

18 comentarios en “¿Cuánto gana una tienda de relojes?”

  1. Siempre es difícil en todos los negocios calcular los márgenes, como has indicado los costes asociados son altos y también variables con lo que la mercancía tiene que dejar un margen que permita esas fluctuaciones y posibles gastos imprevistos, por poner un ejemplo los seguros para este tipo de mercancía son costosos, un saludo!

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Bienvenido Hijoskakos. Totalmente de acuerdo contigo. Hay multitud de costes poco evidentes que al final suman y reducen el margen Hijoskakos. Esos gastos son aún más elevados en los casos de que haya una presencia física en vez de puramente virtual. Pero si somos prácticos tenemos que un reloj que se nos vende a 569€, la tienda lo ha adquirido a 354€. Probablemente el distribuidor lo recibió a 300€, y contando que no haya más intermediarios, a la marca le costó unos 200€. En resumen, que una pieza de 200€ se termina vendiendo a 569€, y hablo de un precio enormemente competitivo.

  3. Sería como al principio del 2019, cuando un buen día, paseando, observé que la relojería joyería más importante de mi localidad estaba echando el cierre. Era un establecimiento con más de medio siglo de antigüedad, ocupaba un muy amplio local esquinero en una de las calles más comerciales. Tenía un enorme escaparate, que ocupaba todo el perímetro esquinero de la tienda. Sin duda, digno de cualquier calle principal de una importante capital. Su enorme escaparate exponía principalmente un amplio abanico de relojes de todos los precios y marcas, siempre al día de las últimas novedades. Como dato importante, era de destacar sus competitivos precios, cosa que para ser un comercio familiar de un pueblo del área metropolitana de Valencia siempre sorprendía. No valía la pena desplazarse a la capital cuando en tu propia localidad lo encontrabas más barato y con el plus del trato y asesoramiento exquisito que te ofrecían sus dueños. «No et preocupes, si tens algún problema, es trenca, o si el vols canviar, el portes que te tornem els diners si fa falta» Era la frase de despedida que sus dueños te decían al salir. Un tiempo después me encontré con un hijo de los fundadores, que era el que había llevado el negocio desde que se jubilaron sus padres. Me comentó que llevaban mucho tiempo a perdidas. Que intentó meterse en el mundo de la venta online, pero que posicionarse ante grandes mastodontes del sector requiere mucho dinero y tiempo. Me dijo que la venta de relojes había caído mucho y que el sector del smartwatch que es el que ahora empuja, era patrimonio de grandes superficies de electrodomésticos y de deportes. Sobre la venta de joyas, la verdad es que su opinión me sorprendió. Me comentó que las nuevas generaciones, habían dejado de valorar las joyas tradicionales y que optaban por bisutería de mercadillo, pero que lo que realmente les afecta es la moda de los tatuajes. Estos han sustituido a las joyas de toda la vida. Son para toda la vida, como los pendientes de tu abuela, son más cómodos, no los pierdes y tampoco te los pueden robar. En fin, con pocas ventas y con un grueso de negocio basado en gente mayor que principalmente acudía a reparar cosas, el negocio no funciona. Me quedo con el recuerdo de aquel enorme escaparate y de la magia de acercarse y observar aquellas maravillas.

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Al final es una pena lo que está ocurriendo Xiquet de l’horta. Comercios legendarios que cierran, algunos de ellos, los menos todo sea dicho, justamente como el que mencionas, con un buen precio y una atención al cliente espectacular.

    Me ha sorprendido lo de los tatuajes, tiene mucho sentido, pero es la primera vez que escucho una teoría así. Ciertamente son muy caros, como una joya, pero llevas razón en que duran para siempre y que no se pierden. Incluso algo que pocos saben es que eliminarlos es todavía más caro que hacerlos. En eso sí que gana una joya.

  5. Por debajo de esos márgenes y con una tienda física con una serie de gastos asociados, no aguantaría mucho tiempo sin bajar la persiana. DOY FE.

  6. Buenas tardes, interesante artículo y fenomenales aportaciones.
    – Si tenemos en cuenta los gastos de contratación: sueldo y cotizaciones, el impuesto de sociedades sobre beneficios, las inversiones en publicidad… ese margen aún lo veo corto.
    No soy político ni lo pretendo, pero tampoco soy políticamente correcto: «en este país te fríen que da gusto a impuestos, tasas y licencias» [Mi hermana lleva estos temas y alucina].
    Sobre la joyería, «com diu el Xiquet de l’horta» aquí un «Xiquet de la Ribera» es muy cierto, con el precio del oro y el cambio de ritos sociales: primeras comunión (se compraba: sello, esclavas, adrezos), dotes para casarse (reloj de alta gama para él, y joyas para ella), confirmaciones… ha generado una caída de ventas espectacular. Amén que si quiero una pulsera de acero o un anillo me los pillo en ZARA, Mango… que cuestan un tercio por el mismo material.

    Que pasen una buena tarde.

  7. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Estoy seguro de que lo sabes bien AC WATCHES 2019. Sin embargo no deja de ser chocante. Quiero decir, todos conocemos el precio de la leche que se le paga al productor, o el de las patatas, pero en los relojes ocurre lo mismo.

  8. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    La tienda de Timebyme era la que mejores precios ofrecía Sergi, en parte supongo que por carecer de tienda física, y en parte por haber renunciado a su margen comercial. Sin embargo las diferencias son abrumadoras. ¿Cuánto cuesta fabricar un coche que compramos a 30.000€? ¿Y una nevera de 600€? ¿Un reloj de 300€?

  9. Es interesante conocer estos números, aunque como dices, faltan otro tipo de gastos que tiene un comercio. Saludos Guti.

  10. Juan Fernandez Martinez Galy

    Como sabréis soy relojero reparador, y muchos de mis clientes eran relojeros de profesión, y en una ocasión le pregunte a uno, ellos, siendo usted relojero, porque no repara usted mismo los relojes, y me contesto, pues porque se gana más en una hora de trato que en un día de trabajo, pero llego el día que no hubo trato y volvieron a reparar sus relojes y como consecuencia menos quedamos sin trabajo, por lo que intentamos sacar un nuevo producto al mercado, lo que nos llevó a la ruina, y siguiendo los consejos de un vendedor veterano el que me dijo no vendas nunca los que tú fabriques, vende lo que otro haya fabricado, y nos pusimos a vender en ferias de segunda mano relojes y otros enseres viejos y pase a ser un marginado un Top manta y lo bueno fue que funciono, ganaba más en una hora de trato que en un día de trabajo, eso si había que aguantar las inclemencias del tiempo, y la voz de alarma AGUA.

  11. Interesantes análisis comerciales y de consumo, sobre los tatuajes, sorprende ver cómo se ha generalizado en la población un arte que hasta hace nada era marginal; personalmente sólo los encuentro estéticos en contadas ocasiones, y el hecho de que se afeen y deformen con el tiempo me disuade bastante (definitivamente la edad y las carnes colgonas no le sientan bien), y bueno, en mi caso me acabaría cansando, un día cualquiera me levantaría y me los querría quitar, en este punto desde luego ganan las joyas.

  12. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Mientras lo investigaba me pasó igual Gerardo. Era lógico que tuvieran cierto margen, pero me sorprendió que fuera tan elevado, y pese a ello la empresa no fuera rentable.

  13. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Desgraciadamente en muchas cosas es así Juan Fernandez Martinez Galy. No se premia el valor que uno aporta, sino la oportunidad. De esta manera desaparecen grandes relojeros y reparadores, abocados a ser meros revendedores. No es un desprestigio a los vendedores que si son buenos deben tener otras cualidades importantes, pero sí es un oficio cualificado que se pierde.

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Desde niño que veía tatuajes en los brazos de los «chungos» Jostma. Siempre me intrigaba justamente eso, qué harían cuando se cansasen de ellos. Si incluso me canso de llevar siempre el mismo reloj, ¿cómo no me voy a cansar de un tatuaje? No importa que ocurra en 1 mes, 1 año o 10 años, pero al final me cansaría.

    Tienes mucha razón en lo feos que se ven con el paso del tiempo, me vienen algunos ejemplos a la mente, especialmente de chicas jóvenes y atractivas que con 20 años lucían tatuajes muy bonitos (entre otras cosas). Hoy día, con mi edad, el declive está claro. Todos envejecemos y nuestros cuerpos pierden, así que es innecesario tener un tatuaje que lo resalte o nos lo recuerde.

  15. Juan Fernandez Martinez. Galy

    Recuerdo el día que le comente a un compañero de profesión, me ha contratado el CI, y me dijo si qué as caído bajo, si, pero ahora puedo hacer frente con las deudas contraídas.

    Estando ya asentado como dependiente, me pidió la empresa, si conocía alguien para cubrir un puesto vacante, por lo que contacte con compañeros y mi antiguo socio, el cual estaba en una situación muy crítica, y de nuevo me dijeron, yo no he caído tan bajo, no pasaron unos meses, cerro el taller y paso a trabajar en Lotus, haciendo el mismo trabajo que y, cambiar pilas correas y máquinas.

  16. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Sigo sin entender este tipo de acusaciones que se hacen Juan Fernandez Martinez. Galy. «Qué bajo has caído». Creo que el que cae bajo es el que lo dice. Todos los trabajos que se hacen con cariño son dignos y necesarios.
    Como siempre, muchas gracias por este testimonio tan íntimo.

  17. «todos los trabajos son dignos» muy cierto.

    Interesante artículo Guti para saber más de todo, muchas gracias amigo.

    (Leí tu trabajo relacionado a la Fórmula 1 y estoy encantado, me divertí y aprendí algunas cosas)

    Saludos a todos desde México.

  18. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muchas gracias Ricardo. Lo bonito es que todos podamos mejorar, sea en lo que sea y sea con lo que sea. Por la parte que me toca, esta web, sus reportajes, sus reflexiones, los comentarios, vuestros puntos de vista… Son cosas que me hacen aprender y evolucionar.

Deja un comentario