J’hayber Master

Hace ya mucho tiempo que reseñé las Segarra 806, así que después de las New Balance 373, volvemos a las marcas de ropa deportiva españolas, esta vez repitiendo con la que es sin lugar a dudas mi favorita en lo que a calzado se refiere: J’hayber.

Poco después de que aparecieran las J’hayber Pegasus, se presentaba un nuevo miembro más en la colección Olimpos, las nuevas Master. Por primera vez, al menos durante la historia reciente de la marca, aunaban la tradición y el saber hacer de sus modelos Made in Spain, con un diseño renovado que se aleja de las conocidas Olimpo, Atenas, Pista y Match.



Muy lejano ha quedado aquel 2013 cuando ante el resurgir de la empresa de llama, compraba mis J’hayber New Olimpo. Todos pensaban que tras el éxito de los años 80 los de Elche habían pasado a mejor vida, y me alegra comprobar que mi granito de arena ha ayudado a que las J’hayber Olimpo vuelvan a verse en los pies de la gente y que se hayan convertido en un calzado deseado.

No sólo se fabrican aquí con lo que todo ello implica, sino que además son un clásico que a mi me parece bonito, muy cómodas y han demostrado sobradamente su durabilidad.

Las J’hayber Master están de momento disponible en solamente dos variantes, las Master Serraje Marino (66004-181) y las Master Piel White (66004-100), ambas a un precio oficial de 65€ que ya sabéis que se puede encontrar con alguna rebajilla buscando en comercios locales. Son por tanto las zapatillas convencionales, es decir exceptuando las de caña alta (New Atenas/Aventura Atenas) más caras del catálogo. Pero no os asustéis, puesto que hablamos de solamente 5€ más en comparación con la que sería su equivalente la New Olimpo en piel o en serraje.



Las recibimos en la ya habitual caja de cartón corporativa de J’hayber en donde siempre me gusta ver el año de su fundación: 1972. Si nos damos cuenta, ahora prescinde de la cubierta amarilla, y es toda blanca, le da un aspecto más elegante y minimalista, y me recuerda a las Olimpo.



Al abrirla encontramos papel de seda protector, que va también firmado por la marca.



Como detalle de cortesía cuando las adquirimos en su tienda online, recibimos tambíén una mascarilla reutilizable de color azul con la marca J’hayber y que es realmente muy atractiva. Se garantiza para 20 lavados, así que te va a durar una temporada. El mensaje que quieren dar es la concienciación a los usuarios sobre la importancia de reutilizar y cuidar el entorno, algo que explican en un folleto que la acompaña, y que ellos predican con el ejemplo al producir las zapatillas más duraderas que se pueden comprar.



Aunque están enfocadas a un público unixex (masculino y femenino por igual), su disponibilidad de tallas ya nos da una idea que en la práctica no es así. Se ofrecen del número 38 al 47, en contraste con las Venus (66008-125) que lo están del 36 al 41.

La etiqueta prescinde de especificar el Made in Spain, algo que ya critiqué en su momento y que es una información interesante para el usuario. Me imagino que el motivo es el de aprovechar el etiquetado, que es común para todas las zapatillas, tanto las que se producen aquí como las que no.



En cualquier caso, no hay opción a engaño, puesto que en la lengüeta, junto a la tradicional antorcha de la marca en color blanco vemos el apreciado y diferenciador «Made in Spain».



En este modelo 66004-181, el cuerpo es de piel de serraje de color azul marino oscuro, muy parecido al que llevaban las J’hayber Atolón o que ahora vemos en las Aventura Olimpo Marino Ad. Negro (51139-181). Cuenta con refuerzos y detalles en color marrón, una tendencia en el calzado que parece ser la que se lleva en este otoño-invierno de 2020-2021 y que encontramos en otras zapatillas tanto de J’hayber como de otras marcas.



Así las Master Serraje se convierten en unos «sneakers» más elegantes , pero manteniendo al mismo tiempo los materiales de primera calidad.



Volvemos a tener una comodísima horma ancha, tal vez no tanto como en las Pista o las Olimpo, pero definitivamente más amplia que en la mayoría de calzados, tanto deportivos, como por supuesto de vestir. Eso las hace más fáciles de poner, y a la vez mantienen el pie en un estado relajado, sin molestias durante el movimiento.

El piso es de poliuretano inyectado muy grueso, características que siempre han definido a las Olimpo de J’hayber. En este modelo es de color blanco, dándole un contraste sobre el resto de tonalidades de la zapatilla. Aunque en su parte inferior es bicolor (azul y blanco), en mi opinión quizás esa suela blanca le da un toque más deportivo, así que subjetivamente habría preferido una también en azul marino. En este sentido, se encuentra a faltar una mayor variedad cromática aparte de la de piel blanca y la de piel flor marino; por ejemplo un modelo de piel negro, otro de serraje rojo…





El interior está muy bien terminado como siempre hemos visto en la marca, si bien a nivel de almohadillado éste es más escaso que en otras Olimpo. Algo que es ventajoso para facilitar la transpiración, pero que proporcionará menos abrigo en invierno. No noto que ese almohadillado haga que las zapatillas sean más incómodas.



Los cordones son también en color marrón y de perfil plano, los mismos que hemos visto en otros modelos de la gama Olimpo y que funcionan muy bien. Sin embargo, carece de refuerzos metálicos en los ojales. Un detalle que posicionándose las Master como un escalón superior a las Olimpo/Pista, debería haberse incluido.



Visualmente se ven menos contundentes que las Pista y las Olimpo, más estilizadas. Con más categoría.



A falta de verificar su durabilidad, se mantienen el resto de virtudes que conocéis de otros modelos: comodidad y calidad de materiales. Los aspectos básicos que todos deberíamos buscar en cualquier tipo de calzado.



Algunos criticaban que los Olimpo de toda la vida tenían un diseño anticuado, pasado de moda. Para ellos son para quienes las J’hayber Master están enfocadas. Y por supuesto también para los que siendo entusiastas de la marca, nos apetece probar algo diferente y actualizado, pero manteniendo todas sus puntos fuertes. Un calzado que más que deportivo yo definiría como «casual», y que podemos combinar con unos jeans o unos chinos proporcionando un aspecto elegante.





14 comentarios en “J’hayber Master”

  1. Buen calzado las J’hayber ,en la época del instituto eran la estrellas para lo no pudientes,por su durabilidad y comodidad ,me pregunto si las blancas Master sera de cuero legitimo o sintético.

    Un saludo y gracias por mostrar.

  2. Gracias Alfonso. Sí, sí, todas las zapatillas de la gama Olimpo son de piel genuina, nada de plástico. También las Master lo son, las mías de piel de serraje, y las blancas de cuero. Te pego la descripción oficial que dan de las blancas:

    «El modelo Máster es el más TOP de la familia Olimpos. Estas zapatillas están hechas con materales de alta calidad y un diseño elegante. La versión blanca es muy combinable ya que su diseño liso puedes ponértelo con todo tipo de looks. Las zapatillas Máster de J’hayber tiene las principales características de la Colección Olimpos: son resistentes, muy cómodas y están hechas en España. Este modelo está elaborado con pieles Premium y suela de poliuretano inyectado para un mayor confort y agarre. Cuenta con puntera reforzada y piso aislante. Piel 100%. Suela antideslizante.»

  3. Buenas noches D. Javier, D. Ricardo… y resto de lectores de la bitácora.

    Pues si que tienen pinta de cómodas, me gusta en particular la suela con la forma redondeada de la puntera. Siempre me han gustado las Adam Smith, pero reconozco que la suela era ciertamente mejorable. Creo que J H lo han mejorado.

    Debido a mi Hobby de correr (nada de runnig) tengo muchas zapatillas. Puesto que las que dejo de utilizar para correr las utilizo para el día a día; Al año un mínimo de dos pares o tres (el fabricante cifra en 800/1000 km de vida útil).

    Gracias amigos y buenas noches.

  4. Muy adecuadas para ir con zapatillas pero con un toque elegante.
    Yo de niño usaba Puma, que era la única marca en la zapatería de barrio donde me compraban el calzado pero muchos compañeros tenían esta marca y me llamaban la atención, creo que en esa época la mayoría las compraba en el «Pryca» (Actual Carrefour) . Como curiosidad, en Córdoba, que es mi tierra, siguen diciendo «ir al Pryca»

  5. Así es Stainless. Son los materiales y la manufactura típica de las J’hayber Olimpo, pero con un diseño más actual. Sí, aquí en Cataluña también se le dice ir al Pryca, jeje.

    Sobre lo de las Puma, es curioso. No sé si lo conoces, lo explicaba en la review de las Puma Easy Rider. Un distribuidor español en los 80 decidió usar el nombre para sus propias creaciones, así que aquellas Puma eran Made in Spain, no tenían nada que ver con las zapatillas alemanas, de hecho eran modelos distintos, y por supuesto el precio tampoco tenía que ver.

  6. Muy guapas. Las tendré vigiladas, y calculo que para primavera-verano del año que viene, igual caigan las marrones en serraje.

    Yo ya me he hartado de probar y reventar en 2-3 meses y con suerte seis, MIERDA DE PLÁSTICO Y CARAS (así de claro) con simplemente tenerlos puestos y no darles ni lo que es mi uso intensivo, con simplemente tenerlas puestas. ME PASO EN MI CALZADO MÁS USADO Y COTIDIANO A J’HAYBER OLIMPO A MUERTE. Y lo que no sea eso, serán los 2-3 pares de otro tipo de calzado que tengo desde hace años que son bastante más decentes que lo que se vende hoy día (y todos hechos en España, eso sí).

    Lo de este año ya fue de traca. Tenía comprados a inicios de año y en reserva otros hechos en España que me recomendaron en la zapatería. Muy cómodos, chulos, unos Kalfu 73 que sus 48 euros costaron. Comodísimos oiga, muy buena planta, modernos, eran en piel serraje marrones con algo de sintético, que soy muy todo tiempo y más frescos de lo que cabe esperar para verano. Los tenía reservados, pero llegó el confinamiento y un día ya bien entrado el mes de abril pensé «bueno, no se puede salir ni andar mucho, pero los voy a probar a ver cómo me van, si me tienden a rozar por algún lado» y eso, por amoldarlos. VAmos, que salía cada dos días quizás a comprar lo que se necesitara en el barrio y como mucho, me andaba entre 1 km aprox (ir y volver) o un poco más si iba a más sitios del barrio. Pongamos que hiciera 15-20 km a la semana como mucho. Lo demás tenerlos puestos, pero sin nada exigente.

    Pues para mediados de junio, reventados. Literalmente. El dibujo no liso, eso no. Pero por el diseño de la suela donde apoyamos el talón, pues se rajan por la parte de dentro y contorno de ese hueco que forma la suena. Notas como el zapato se hunde un poco de atrás en cada pisada y llegando a sonar como una chancleta. Están nuevos, pero inútiles por eso. Me dio rabia no, lo siguiente, porque serán hechos en España, pero eso es un síntoma de que no han probado en condiciones esa suela y diseño antes de lanzarla al mercado. Si llego a poder usarlos en situación normal, no sé, me revientan en un mes o poco más por el mismo sitio con las caminatas que me gusta darme o ir cada vez a más sitio andando, o un rato a pie y otro en bus, etc…

    Ya en junio apretaba un poco más el calorcito. Comenzaba la desescalada. El año pasado probé en verano unas Yumas Aaron que en ni 2 meses ya se empezaba despegar la suena por los lados de la puntera, y las dejé lisas. Bueno, este vi unas J’Hayber de su gama Casual, textiles con algo de piel vuelta más frescas. No eran hechas en España (China) pero bueno, me dio por probarlas a ver visto que las Kalfu que reservaba me cedieron así y se lo comenté en la zapatería que se quedaron a cuadros. Bueno, las J’Hayber me salieron por 32 euros si no recuerdo mal. No eran las típicas «sneakers» como les dicen los «modennos» ni tan duras de suela, parecían más cómodas. Duraron más que las Yumas, pero en 3 meses las zonas de la pisada ya casi lisas sin dibujo, desde el principio sobre algunos suelos y si había humedad (incluso en pintura de los pasos de peatones) ojito, que no agarran NADA. Total, que en los 4 meses o algo más ya empezó a rajarse de lado a lado la suela por dónde apoyamos y doblamos el pie al andar y propulsarnos. De nuevo, unas zapatillas pero esta vez, made in China y/o con controles de calidad insuficientes que no cumplen haciendo poquísimos kilómetros, andando poco y nada más que tenerlas puestas, ninguna exigencia, ni deporte o actividad extrema ni hacer el cafre.

    Así que llegó ya así septiembre y octubre, tiré con otro par de calzados que aún les queda cuerda desde hace años (unos «sneackers» como de nuevo les dicen los «modennos» ahora, pero estos de estilo aún más clásico, los que en los ’70 se conocieron como los PELOTA (las botas de fútbol clásicas eran poco más que esto), de Calzados Benavente (Alicante) que ahí siguen. Ya tienen algún taco de la suela lisas, que al ser de caucho blandito como las Segarra 600 pues es normal. Pero que ojo, estos los he usado a épocas desde hace casi 20 años que los compré en una zapatería por Sevilla… y me costaron alrededor de 60 euros. De piel, color café oscuro, todo cosido y sus cordones de tela planos en crema.

    Total que tenía ganas de renovar un par de zapatos que tengo que no son gran cosa, pero que al ser con cierres de velcro me resultan muy cómodos para muchos días o tener que salir rápido de casa. Pero por otro lado son sintéticos aunque dan el pego de ser piel, y sin dobles plantillas sientes más cada cosita que pises que ni con el culo en un deportivo. Y su suela no se gasta, pero tampoco agarra nada a la que caen cuatro gotas o pisas suelos pulidos, de mármol, etc… veo en el escaparate de la zapatería unas J’Hayber muy chulas con doble velcro blancas con algo azul. Mala suerte, eran otras Made in China y no había de mi número. Sí las había en otro color, azules y en serraje. Pero no me convencieron, demasiado ligeras, y la suela se me antojaba demasiado rígida para las flexiones normales de caminar.

    Total, que no me convencieron pero pensé en las Olimpo y demás que estaban al lado, y le pedí que me enseñaran las New Pista si las había de mi número. Sin problema, las había… y ya las tengo desde hace casi un mes y puestas las tengo, que mis Olimpo negras ya las tuve que jubilar ¡tras siete años! (pero ya empezaron a rajarse las suelas, potencial entrada de agua en esta época a la mínima, pero seguían agarrando). A los dos días de comprarlas, me lo pensé, eché un vistazo en la web de J’Hayber con las que eran las Atolón en mente, pero me decidí por las Olimpo marrones que llaman ahora con dos tiras de velcro, en serraje. Fui a la zapatería a preguntar si me las podían pedir, me comentaron que tenían que preguntarle a la comercial de J’Hayber porque les venden a zapaterías por lotes no por pares sueltos, y que si estaba seguro que las quería porque si las pedía, me las tenía que quedar. Les dije que sí, iba preparado con la referencia y foto de la misma web y quedamos en eso, en que a ver lo que les decía la comercial de J’Hayber. No hubo problema, y se las enviaron en 2-3 días.

    Así que de momento, ya tengo las New Pista, las Olimpo marrones en piel de serraje con los dos cierres de velcro, y las New Olimpo blancas que aún no las he estrenado. Y para el año que viene, caerá algún par más fijo. Me está coincidiendo con renovación de pares de zapatos, y si esto es lo que hay en el mercado, pues esto… J’Hayber Hecho en España a punta pala. A 60 euros, pues muy bien… pero demostrando que lo valen. Todas las demás de momento, no me convencen, y cada vez que pruebo, de mal a peor. El calzado no es sólo bonito, y para vacilar para el que los compre para eso y mírame y no me toques en fotos de «influencers» o con carísima publicidad. Se supone que tienen que cumplir unas funciones principales, y si ni calzado de corte deportivo y cómodo (para entre otras cosas tenerlos puestos muchas horas y hasta hacerles muchos kilómetros y no precisamente entre piedras y rocas afiladas) es uno de ellos en muchos de los que he ido comprando y probando en los últimos años, porque son los que me gustan y necesito por ello y ni uno, ha dado la talla, pues ya probé bastente. Ni uno cumplió más de 2-3 meses en condiciones. Salvo las J’Hayber Olimpo. Y no por meses, si no por más de 5-6 años.

    Espero que los de Kalfu rectifiquen, porque podrían ser mucho mejores. Pero con lo cómodas que son y esa suela tan innovadora, me parece a mí que ahorraron más de la cuenta en lo principal, pruebas en condiciones. Porque yo estoy en que si el producto es fiable, eso no pasa.

    Con mis dos útlimos pares también venía la tarjeta del tema medioambiental. También veo lo mismo: en la etiqueta bien visible el HECHO EN ESPAÑA, Made in Spain» en fuente algo más pequeñito debajo. No seáis tontos señores de J’Hayber. Y por el tema de la sostenibilidad un detallito coherente: quitad el gusanillo plástico para sostener la etiqueta colgando de un hojal de la zapatilla. Con un cordoncito textil (¿algodón?), basta y sobra para lo mismo. Y es más sostenible. Idea gratis. De nada (pero no os malacostumbréis xD).

  7. Se entiende perfectamente Alejandro. Unas Yumas, o para el caso que nos ocupas y citas, unas J’hayber hechas en China, no son lo mismo en cuanto a calidad, pero tampoco lo es el precio. Debo tener unas parecidas a las tuyas, unas J’hayber que mezclan textil con refuerzos de serraje, un poco estilo a las New Balance. Me costaron 25€ en Carrefour, estaban rebajadas, y bueno, no están mal, pero en mi caso dudo que pasen del año. Camino más o menos como tu, aunque las roto mucho.

    El problema de un calzado Made in Spain, y que pagas a precio de Made in Spain cuando sale rana es decepcionante. Yo no sé si es que ya recortan en todo, y entonces no duran, o es que intentan meter tantas innovaciones que al final fallan. De Segarra me siguen pareciendo muy buenas, y en general también a unos precios muy competitivos. No sé como lo deben conseguir, pero recomendables 100%. Personalmente no las encuentro tan cómodas como las J’hayber de la gama Olimpo, pero a nivel de precio son más baratas que muchas marcas Made in China.

    A lo que vamos, que tienes ya una buena colección de J’hayber Made in Spain, y esas no fallan. Apostaría que aunque los procesos hayan cambiado y tengan más maquinaria, se siguen haciendo con los mismo materiales y calidades de antaño, y en el fondo eso es lo que vale.

    Me imagino que ya lo habrás visto porque se difundió bastante, pero vale la pena.

  8. Jooooeeerr… qué vídeo. No, no lo había visto. Pero ahora, más penita me da el día que estrene las New Olimpo con lo relucientes que se ven nuevecitas xD.

    Lo que me pasó con las Kalfu 76 yo sospecho que va por donde dices: la zapatilla en sí está cojonuda, y tal como me dijo la zapatería que me conocen de siempre, es un calzado comodísimo. Tienen hasta la parte del puente del pie más marcada de lo habitual, que al principio lo notas extraño, pero tiene su lógica. Y la suela, tiene pinta de ser hasta duradera y con buen agarre. Para calzarlos mucho tiempo y andar los kilómetros que le echen.

    Pero por ese hueco que hace la suela bajo el talón ceden y se rajan desde fuera hacia dentro por todo su contorno interior. Cuando están nuevas, notas que flotas. Debe ser lo que buscaban, una amortiguación de escándalo que alivia de carga a cada paso las articulaciones (y por tanto, haz kilómetros los que quieras). Pero si a la innovación no le han seguido suficientes y concienzudas pruebas y pruebas, pues la liamos… lo que creo que me ha pasado, que si no, no me explico que un calzado así ceda, y además en el par entero en nada y menos y sin andar con ellos como quién dice.

    Cuando ya rajan lo suficiente, empiezan a sonar como unas chancletas cuando caminas rápido con ellas. Cuando ya el roto es más, el ruido se vuelve más sordo y hasta te puede desestabilizar, porque ya empieza a hundirse mucho más según carga al ceder en torno a la rotura todo según tu propio peso al adelantar el pie y apoyarlo.

    Las tengo todavía, no las tiré, porque quiero echarles fotos y que al menos las vean. No como reclamación pero sí para que tomen nota. Las mías ya no las tienen en el catálogo al menos en la web, pero vamos, la suela es la misma que la del modelo M19111 de los modelos para hombre O/I (otoño e invierno). Una pena, pero que vamos, son para tirar. Sin arreglo.

    P.D: Me acabo de fijar que Kalfu viene de Calzados Fuensalida.

Deja un comentario