Neckmarine Automatic Sport

Hace ya más de un año que reseñé el Neckmarine Slim Sport, y que tuve la oportunidad de entrevistar a su máximo responsable: Javier Aguiar de Swissneck Europe. Uno de los temas que surgieron fue la disponibilidad de relojes mecánicos, y parece que todo se ha cumplido porque aquí tenemos al Neckmarine Automatic Sport.

Una marca de relojes española que se integra dentro de mi apoyo a las relojeras de España, y que creo que no había tocado desde la actualización del Bobroff BF0015.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L negra. 46mm de diámetro sin contar la corona.
CoronaA presión de acero
EsferaNegra openheart
BiselFijo de acero inoxidable
CristalMineral recubierto de zafiro
Lumen
TraseraExhibición roscada
CorreaSilicona negra
FuncionesHora, minutos, segundos
Resistencia al agua10 ATM
PesoN/D
MovimientoHangzhou HZ 2189. 21.600 vph. 20 rubís.
ComplicacionesCarga automática con rotor bidireccional. Remonte manual.
Prestaciones36h de reserva de marcha. +/- 35 segundos/día
OrigenDiseñado en España. Made in China
Garantía2 años
PVP159€ (135€ con el 10% de descuento)(
DistribuidorNeckmarine

Presentación

Se nos entrega el Neckmarine Slim Sport en una bolsa de papel como la que ofrecen algunos comercios de moda.



Dentro nos encontramos una bolsita de tejido, tipo nailon que es realmente el packaging del reloj. A diferencia del Slim Sport que estaba muy logrado, éste, aunque es más original y más útil porque podemos aprovechar la bolsa para otros usos, tiene un valor percibido inferior.



La dotación cumple con lo que uno espera, no es abundante, pero tiene tarjeta de garantía e instrucciones de uso.



Introducción

Ya hablé acerca de Neckmarine en la reseña del Neckmarine Slim Sport, así que para no extendernos, englobaremos a la empresa española dentro de aquellas que se enfocan a la sector de la gama media nacional, es decir entre los cuarzos de 100€, ofreciendo buena relación calidad-precio. Cuentan con una buena distribución, así que podemos encontrarlos sin problemas en tiendas físicas u online como El Corte Inglés.

En el Automatic Sport van un paso más allá, esfera esqueletizada, cristal mineral pero con recubrimiento de zafiro, y como una imagen vale más que mil palabras, una maquinaria mecánica que no vemos a menudo.



Lo ofrecen en dos versiones, una masculina que es la que tenemos aquí, la NKM21132M02, y la femenina, la NKM21132L05 con esfera blanca, detalles y correa en azul y 38mm de diámetro.

Diseño y construcción

En una enorme caja de 46mm sin contar la corona, sigue las tendencias de Hublot y TW Steel. Es de acero inoxidable 316L con recubrimiento PVP negro, lo que unido a su relativamente grueso bisel fijo, también del mismo material, hace que parezca algo más pequeño. La corona es de generosas dimensiones, a presión (meritorio teniendo en cuenta que el reloj resiste al agua 100M -10 ATM-) y también de acero en negro, firmada con la «N» de Neckmarine.



La esfera es espectacular, siguiendo la tendencia open heart, no se limita a mostrar solamente la rueda de escape sino que deja a la vista gran parte de sus engranajes, puentes y un rubí. Lleva aplicados los marcadores horarios de contornos plateados, los principales con numerales romanos y el resto como índices. Las manecillas son de tipo bastón recto, tienen el contorno plateado, aunque como suelen reflejar el color negro del bisel interno, normalmente se aprecian negras o pavonadas.



El cristal es de sapphlex como en el Pole Achromatic, es decir un cristal mineral con un recubrimiento externo de zafiro. Una buena opción que permite mantener un precio contenido y disfrutar de gran parte de las virtudes del zafiro.



Lleva lumen aplicado en las agujas. Da un rendimiento bueno, mejor del que uno esperaría en un reloj deportivo pero que no es de buceo. Lo malo es que sólo está en las manecillas, de manera que en la oscuridad hay que intuir los marcadores horarios.



La trasera es roscada de acero inoxidable con cristal de exhibición, me parece perfecto, porque el calibre es muy bonito a la vista y merece la pena.



Monta una correa de silicona negra, es muy ancha, la marca no indica cuanto, pero según he medido ronda los 28mm a la altura de las asas. El problema es que es una correa especial, como la del Benetti Watches UNO, lo que implicará que deberemos adquirir una original para reemplazarla. En la parte superior, tiene 3 refuerzos metálicos. Al principio pensé que serían algo ornamental, aunque me da la impresión que ese aumento de la rigidez en la zona hace que se adapte algo mejor a la curva de la muñeca. La hebilla es de acero inoxidable negra, firmada por la marca.



En Neckmarine no indican el peso del reloj, según mi balanza está entorno a los 125g, menos de lo que podría parecer por su tamaño.



Movimiento

En su interior nos encontramos un calibre automático de origen chino, pero no es el típico e irregular Dixmont Guangzhou DG2813, sino el Hangzhou 2189 o HZ 2189, el mismo que Stuhrling Original bautiza como ST-90050, y que vemos en marcas reputadas como Zeppelin. Oscila a una frecuencia de 21.600 vph, tiene 20 rubís. Está construído específicamente para relojes tipo esqueleto, y en cuando a complicaciones ofrece remonte manual, y carga bidireccional. Su única carencia es que no cuenta con parada de segundero o hacking



Estéticamente se ve más bonito que los equivalentes calibres esqueletizados japoneses Seiko TMI NH38 y Citizen Miyota 8N24 o incluso el 90S5, pero menos que los nuevos SII NH70 o los más caros Swiss Technology Production STP6-15.



Sus prestaciones no obstante son más bien discretas, una reserva de marcha de 36 horas, y una precisión de +/- 35 segundos/día. Sorprendentemente, la versión hongkonesa de PTS Resource Limited, el 2189 es idéntico, pero declarando un desfase máximo de +/- 45 segundos/día. En mi caso he medido una desviación de unos 15 segundos/día, superando con creces las cifras oficiales, y más que satisfactoria.

No hay un manual de especificaciones como tal, pero sí un interesante simulador en Flash.

Javier Aguiar me explicaba que intentaron dotarlo de una maquinaria suiza, pero el precio se alejaba demasiado. Optaron por este modelo, que ha demostrado una gran fiabilidad y que además usan en otras marcas. Para los que no lo sepáis, su fabricante es la Hangzhou Watch Company una compañía fundada en 1972 y que precisamente comenzaron su andadura con la serie 2000 de la que el 2189 es un integrante. Tal vez la robustez de estos calibres se deba a su diseño, basado en el conocido 7009 de Seiko, lo mismo que el Orient 469.



Sensaciones

Es un reloj grande, pero resulta muy cómodo con esa correa de silicona, y no se ve como si fuera una paellera, ni siquiera en mi muñeca de 17-17,5cm de diámetro.



Los materiales, y sobre todo las calidades de sus acabados me parece que están por encima de la media para su precio. Si tuviera que destacar algo del reloj es lo bonito que es mostrando su maquinaria, tanto por detrás, como sobre todo por delante.



Este tipo de relojes me preocupan por su legibilidad, algo que sufrí en el Gorilla Watches Fastback GT. El caso del Neckmarine Automatic Sport es distinto, se lee bien, aunque evidentemente no tanto como un reloj cerrado.



Conclusiones

Tal vez porque no soy de relojes oscuros me gusta más la versión de damas, la NKM21132L05 con esfera blanca y detalles en azul… Salvo por su tamaño. Creo que una versión masculina en esos tonos sería muy interesante, y tal vez más legible. También aprovechando lo bien que funciona ese casi desconocido calibre en un reloj de esfera clásica cerrada.

▲ Más▼ Menos
Maquinaria visible por delante y por detrás
Buenos acabados para su precio
Ausencia de lumen en los índices
Falta de más opciones de color

6 comentarios en “Neckmarine Automatic Sport”

  1. Buenos días D. Javier y demás lectores de la bitácora.

    Supongo que para entender el reloj hay que ir a la filosofía de la marca (deportiva, de diseño actual, movimientos de cuarzo….) y cual, por tanto, es su mercado «objetivo» (target) de venta. Claro si te gustan los clásicos, la estética vintatge, el refinamiento y el detalle… pues no te gustará. La marca hay que entenderla en esa filosofía / orientación (por otro lado legítima e inteligente); entendido así, es un reloj que me agrada (me gusta más el de chica, el plateadito), materiales honestos y movimiento correcto. Tal vez, llega un poco tarde, porque creo que la moda de mecanismo visible fue hace una o dos temporadas.

    Darle mi enhorabuena a la empresa española y esperemos que le salga bien el modelo en cuanto aceptación y venta.

    Muchas gracias Javier por mantener y presentar la actualidad relojera de forma tan profesional.

  2. Tienes razón Sergi. De hecho no entré demasiado en el concepto de la marca porque ya lo había comentado en la review del Slim Sport. Pero tu resumen me parece excelente, mejor que el que yo hubiera podido hacer. También coincido contigo en que me gusta más el de chica, es más legible, pero con esas combinaciones de colores se ve más trabajado. Desde Neckmarine me han comentado que internamente también se habían dado cuenta, y que esperan poder sacar antes de Navidad ese modelo blanco en tamaño masculino.

    En cuanto a marca española, precisamente hace un par de días pasé por un Corte Inglés, tradicionalmente un punto de venta de Neckmarine como explicaba en la entrevista que les hice. Tenían su expositor allí, pero aún no había llegado el modelo. Esperemos que esté pronto.

    Al contrario, gracias a ti por tus aportes, al final doy por sentadas cosas que tengo frescas en mi memoria, pero me doy cuenta de que no es así.

  3. Hay algún proyecto a corto o largo plazo en España para fabricar mecanismos de reloj en algún lugar del país?
    Saludos Guti, Sergi, les mando un abrazo desde México.

  4. ¿Qué tal todo por allá Ricardo? No ha habido muchos avances al respecto. Gilberto Abad quería hacerlo pero nunca llegó a conseguir financiación. Lo que sí puedo decir es que en breve entrevistaré a una minoritaria marca de alta relojería española que construye relojes en base a calibres Omega de los años 40-60.

    También recordar que si bien Sellita es suiza, su propietario es español, lo mismo que Soprod. Algo es algo, pero está claro que la industria de calibres va a menos. Desapareció en Francia, Alemania, España… Una lástima.

  5. Buenas noches D. Javier, D. Ricardo y demás lectores…

    Creo personalmente qe ningún empresario del mundo relojero en su sano juicio se metería en fabricar de la nada o clonar movimientos cuando actualmente los asiáticos lo hacen por un precio razonable y de forma accesible ( amén a los ns- Seiko y los miyotas)… Tal vez algún holding tipo festina podria, pero en las gamas altas el made in swiss vende.

    Así se que lo dudo…

    Buenas noches caballeros…

Deja un comentario