Relojes que no valen lo que cuestan

Me quedé impresionado con las conclusiones de ¿Cuánto cuesta fabricar un reloj en China?. Fábricas que logran por entorno a 100€ manufacturar relojes con materiales de primera linea. Recuerdo tambiérn que hace unos meses un reconocido blogger español dedicado a la relojería reflexionaba sobre el asunto. Textualmente decía lo siguiente:

«Me acaba de llegar este Ingersoll a precio de derribo. Su precio en la marca es de 405 euros, aunque lo tienen rebajado a 200 (🤨). Yo lo he comprado ¡por 92!
Las marcas se pegan un tiro en el pie con esto de volcar producto en el mercado gris. Pero oye, allá ellos. Yo, feliz.
»

Sus conclusiones pasaban por aspectos que ya desarrollé hace años: el mercado gris, el valor de la marca e incluía uno nuevo: la ventaja para los consumidores que representa adquirir un reloj por una carta parte de su precio.

Si bien eso me llevaba a pensar otra cosa. ¿Realmente su valor ser correspondía con su precio? Es decir, ese reloj vale los 405€ que costaba? Lo primero fue indagar acerca del modelo en concreto, no tardé en encontrar que se trataba de un Ingersoll 1882 New Haven I00501. Un bonito reloj que entra por los ojos, pero que objetivamente tiene unas características más bien discretas. Una sencilla maquinaria automática Miyota 820A, un cristal mineral y una resistencia al agua de 50M.



Definitivamente no es un reloj por el que yo pagaría 405€, dudo que en circunstancias normales nadie lo hiciera. Tal vez rebajado a 202,5€ se justificaría si te gustase mucho el modelo, pero ya tenemos aquí un indicativo, una señal de advertencia de que ese reloj no puede valer 400€, en caso contrario no lo rebajarían a 202,5€. Cuando el protagonista lo adquirió por 92€ (lo hizo en Drop.com antes Massdrop.com) ya tenemos la confirmación que buscamos.

Es comprensible que las marcas deban deshacerse ocasionalmente del estocaje sobrante de un producto. Que deban liquidarlo a mejor precio para así dejar espacio a las nuevas incorporaciones. No obstante si liquidándolo a 92€, aún se mantiene el beneficio para la marca (Ingersoll) y para el intermediario (Drop), está claro que el coste de ese reloj debe rondar los 50€.

Cada uno intenta vender sus productos lo más caros posibles y así obtener un mayor beneficio. A su favor juega el concepto de los Bienes Veblen que explican porqué algunos productos son más deseados cuánto mayor es su precio de venta, y porqué algunos fabricantes (Rolex o Ferrari por ejemplo), limitan artificialmente la fabricación de sus productos.

Un bien de Veblem es un bien que posee una curva de demanda con pendiente positiva, es decir, que al aumentar su precio también aumenta su cantidad demandada; en vez de disminuir como estipula la ley de la oferta y la demanda. Esto es debido a ser un bien de lujo, ya que al aumentar su precio la gente lo consume más debido a que ahora es más exclusivo. Un ejemplo serían los diamantes, si bajaran sus precios no serían consumidos debido a que la gente ya no los percibiría como exclusivos.

La definición utiliza un término importante: Bien de lujo. Por tanto esa política puede funcionar con relojes de lujo, el caso de Rolex, y que son percibidos como productos deseables, pero indudablemente es difícil que lo hagan con una marca como Ingersoll. Una variante de lo que hacen en Ingersoll lo vimos con los engaños de Stührling Original. Te dicen que un reloj vale 1.995$, pero ellos lo ofrecen a 395$ (316$ en el caso que uses su cupón de descuento). Como Ingersoll, intentan hacer creer que por 316$ obtienes un reloj que vale 1.995$, pero no es así. Ni el Sturling vale esa cantidad, ni el Ingersoll New Haven valen 405€.

Aunque han intentado disfrazarlo, por ejemplo con una espectacular caja de madera, les ha fallado su enfoque intentando mentir al consumidor, sobrepreciando el producto para así hacer creer que es mejor, más lujoso, más exclusivo. Puesto que a veces no somos tan tontos como parecemos, no les ha funcionado, y se han quedado con el almacén llenos de New Haven que nadie quiere comprar a 405€ pero que liquidan sin problemas a 92€. Los que descubran el engaño, o los que lean esta entrada u otras parecidas, tendrán serias dudas al adquirir un Ingersoll o un Stuhrling. Se plantearán si realmente esos 405€ que van a pagar por él es justo o no. La marca se devalúa, han jugado con los compradores vendiendo duros a veinticinco pesetas, y de ahí cuesta mucho salir.



A diferencia del blogger, yo no creo que por bajar el precio se pegado dado un tiro en el pié, se han disparado a si mismos porque le han puesto una tarifa que no era consecuente con el valor del producto. El contraejemplo es el Addies 1940 (Steeldive SD1940/MD1940) un reloj que he llegado a ver por menos de 70€, y que a diferencia del Ingersoll New Haven tiene una mejor maquinaria, un cristal de zafiro, es resistente al agua hasta 200M e incorpora lumen suizo.



Viendo eso volvemos a la reflexión inicial: ¿Cuánto cuesta fabricar un reloj? A ella yo añadiría: ¿Y a qué precio debemos venderlo?

18 comentarios en “Relojes que no valen lo que cuestan”

  1. Interesante reflexión. Y extrapolable a prácticamente todos los bienes de consumo (materiales, como ropa o intangibles, como servicios de entretenimiento…)

    La verdad es que tanta mentira abruma y da que pensar.

    Buen artículo!

  2. Buenos días D. Javier, D. Eneko y demás lectores.

    Buena reflexión sobre la curva, hace ya décadas que estudie economía ( asignatura) y el Ex conseller que me daba clase ( D. Such) hablaba de bienes que no cumplían la norma oferta demanda: el pan cuando había expansión económica ( barrios altos) y los malditos Rolex ( los denominaba así).

    De todas maneras el reloj qué propones solo puede actuar ( en mi opinión) bajando precio porque en materiales va más justo que las mangas de un chaleco y estética tiene un millón de relojes por delante. Esta marca, que antaño fue paradigma de la clase obrera americana, hoy creo que es de propietarios asiáticos con menos encanto que una sudadera del decatlón.

    Interesante reflexión el mencionado Exconseller nos decía que una cosa vale lo que alguien está dispuesto a pagar… Así que cada cual que gaste … Yo no lo hubiera pagado ni esos 92 euros.

    Feliz fin domingo D. Javier y resto de amigos especialmente a nuestros hermanos mexicanos.

  3. Tiene mucho mérito lo de tu profesor Sergi. Lo que yo hago que es decirlo ahora con multitud de pruebas y precedentes es fácil. Pero haberse aventurado a algo así hace años indica mucha visión.
    Me gusta que saques el tema de Ingersoll. La marca que se hizo famosa con los relojes de 1 dólar cuando sus competidores no costaban menos de 10$. Ahora han vuelto a lo que eran sus competidores, vender relojes de 1$ a 10$. O al menos a intentarlo.

    Es que me pongo a comparar este reloj, incluso a 92$ con un Steeldive de menos de 70$ y no hay color. Menos aún a 400$.

  4. Estoy con Sergi. Yo tampoco habría dado ese dinero por él. Con 92 euros tienes buenas ofertas en marcas mejores, ejemplo el zafiro de Guti

  5. «maldito Rolex» jajajaja, me alegré el domingo Sergi, saludos amigo.

    Excelente trabajo Guti, para esto sirven estos escritos tuyos que nos regalas, para deleitarnos, soñar y saber comprar.
    Saludos mi hermano y cuidate.

  6. Buena reflexión, también ocurre con marcas muy arraigadas en un país que no tienen mucho conocimiento en otros lugares. Por ejemplo, yo tengo un lotus revival que su PVP es de 125 euros y lo compré en Amazon uk por 33 euros. Lotus es muy conocida en España pero en Reino Unido seguro que no.

    También ocurre a la inversa, hace año y medio compré mi f84 en eBay por 10 euros, eso incluía reloj, caja y gastos de envío de Japón, el reloj es seguro original, ¿como es posible conseguir esa leyenda por 10 euros?

  7. Muy interesante, esa estrategia de sobreprecio quizá funcionara hace años, pero ahora se le añade AliExpres. Mucha gente empieza a recibir artículos decentes a una fracción de lo que pagaban y con calidades más que decentes. Creo que subirse a ese carro no tiene mucho recorrido, ojo que creo que marcas como Seiko también siguen alguna que otra dirección extraña con los últimos modelos y sus especificaciones, a precios por encima de lo que deberían (por muy acostumbrados al mercado gris que estuviéramos).

  8. Pues sí Guti, hay tantos relojes, que injustificadamente tienen unos precios que no lo valen. Al sacar el tema de Rolex, me viene a la cabeza Omega, que como bien sabemos, a base de subir sus tarifas, quiere codearse con los Submariner, los Daytona, los Dateajust… las escasas innovaciones que han aplicado en sus relojes, no justifican, en absoluto, esas subidas de precio anuales que se llevan viendo de años para acá. Pero si hay otra marca a la que hay que criticar, y que para mí, sí que no vale lo cuesta, muchísimo más que Omega, esa es Tag Heuer. Empleando calibres básicos de ETA y Sellita en modelos que cuestan de 2000€ para arriba, sin ninguna clase de mejora u innovación que los justifique. Sólo publicidad a bombo y platillo por parte de algún famoso deportista, y ya venden relojes como donuts salidos de fábrica.

    Yo diría, que de las suizas, a día de hoy, podríamos establecer dos categorías:

    – mejor marca gama media relación calidad/precio: CERTINA y MIDO. Ofrecen tradición relojera, con los últimos calibres ETA disponibles e innovación del Grupo Swatch, a precios razonables. En el caso de Certina, fueron pioneros con su tecnología DS y los relojes de buceo de los años 60 y 70. A día de hoy, de las escasísimas marcas que poseen certificación ISO 6425 en sus diver, así como certificación COSC en calibres de cuarzo. Ojo, que Mido ya tiene uno de sus diver con calibre automático y certificación de Cronómetro.

    – mejor marca gama alta relación calidad/precio y con calibres manufactura: TUDOR. Una marca que jugó a ser hermana de Rolex en la mitad del siglo XX con sus diver, y que de años para acá, está resurgiendo con sus «submariner» de época y calibres propios, a unos precios que no están nada mal. Hablo de sua diver de la serie Black Bay, los cuales son la clásica reminiscencia de los Rolex Submariner, pero con estilo diferenciado y gran calidad, a unos precios que para nada tienen que ver con la marca de la corona dorada. Es más, están por debajo de precio de los Omega Seamaster.

  9. Me gusta poder reflexionar sobre las cosas Ricardo, e intento transmitíroslo a vosotros, los lectores. Son argumentos que nos intentan ocultar, contra los que lucha la publicidad. Pero desde aquí puedo aprovechar lo poco que tengo a mi favor, la independencia.

  10. Totalmente Stainless. Y luego ocurre que a medida que esa marca se va abriendo camino en el nuevo mercado, poco a poco va subiendo precios. Obviamente Lotus no pierde dinero vendiéndolo a 33€, ni Casio a 10€. Uno no puede evitar pensar entonces en los suculentos beneficios que deben obtener cuando lo venden a su precio normal de 125€ o de 25€ respectivamente.

  11. Y no sólo eso scdone123. Con internet si inviertes tiempo es más fácil comparar. Al final te das cuenta que hay muchos relojes como esos mucho más baratos. Evidentemente no conoces su calidad viéndolos por internet, pero hay muchas reseñas, algunas de ellas en las que se pueden confiar.

  12. Quizás te sorprenda, pero cuando hice mi análisis sobre la evolución de los precios de relojes me sorprendió que Omega y Rolex siempre han tenido un precio parecido. Ambas marcas comparten la estrategia de ir subiendo precios, a veces justificados por cambios mínimos, y otras sin ni siquiera eso.

    Tienes razón con Heuer, fueron unos avanzados en cuanto a marketing, posicionamiento de marca, y subida de tarifas. Como siempre la culpa es nuestra, si nadie los comprara a ese precio no les quedaría otra que bajas precios. Es lo que dices, son calibres básicos de ETA, o de base Seiko, nada más.

    Totalmente de acuerdo con Mido, aunque personalmente Certina lo situaría a la par con Hamilton y Tissot. Exceptuando bonitos diseños, no veo que estén calidad-precio como Mido. También con Tudor, relojes de lujo en donde el precio podríamos decir que está justificado. De hecho si comparamos un Tudor Pelagos con un Rolex Sub, el Pelagos sale ganando y es más barato.

  13. Ese Ingersoll es algo parecido a una prenda de ropa de marca Privata: una empresa compra o alquila una marca, hace un producto de cierta calidad y lo vende a pardillos a un precio inflado. En realidad detrás no hay nada más que eso, un producto de cierta calidad.

    En mi opinión esa es una de las razones de que Inditex, Primark y similares se hayan hecho de oro. Un pardillo habrá comprobado, por propia experiencia, que un polo de Privata es igual de bueno que otro comprado a menor precio en una de las tiendas del grupo Inditex: la primera vez habrá picado, la segunda no lo hará.

    Ojalá en materia de relojería se empiece a agotar el número de pardillos.

  14. Exacto un relojista. Hoy en día una marca es sólo garantía de que el producto no será muy malo. Aunque también implica lo que dices, que pagarás mucho más de lo que vale. Quizás juegan en que conseguir esa calidad a menor precio implica investigar y rebuscar. Hoy en día no solemos tener poco tiempo, al menos para las cosas que no nos apasionan. Dicho de otra forma, somos conscientes de que vamos a pagar más a cambio de no mirar.

    La otra cosa es que ha desaparecido el vendedor-consejero de antaño, lo que nos quita un criterio de quién fiarnos.

  15. Ingersoll ya no es mas que una marca, explotada por corporaciones extranjeras, que hacen productos en la misma fábrica, que, digamos, Skmei, pero tienen derecho a estamparle una marca vieja enfrente. Lo mismo pasa en todas las industrias. RCA no son mas que teles chinas re-terminadas. Sansui ya no inventa nada.

Deja un comentario