Reloj solar Nomos Glashütte

Me gusta el Made in Germany como a los que más, su capacidad industrial y su calidad es algo que se nota cuando eres capaz de apreciar sus detalles. Me ocurre con los automóviles, pero más aún con los relojes alemanes.

Hace ya tiempo del Vintro Le Mans 1952 o del Stowa Marine Classic 40 Arabic, así que por primera vez, traigo a este espacio la reseña de un Nomos Glashütte. Lo que ocurre es que no se trata de un reloj de pulsera, sino de un colgante con forma de anillo. Tampoco es un reloj convencional puesto que se trata de un reloj solar, que no debemos confundir con un reloj de alimentación solar tipo Eco-Drive o Tough Solar.

Es también la pieza más económica de Nomos Glashütte, así que suele conocérsele también como «Mi primer Nomos«. Sigue leyendo, porque además de muy curioso, es muy tentador.





Ficha técnica

GéneroUnisex
MaterialAcero inoxidable. 19mm de diámetro interno
ColganteCuero negro de 80cm de longitud
FuncionesHora
Resistencia al aguaN/A
PesoN/D
MovimientoSol
Complicaciones
OrigenMade in Germany
Garantía2 años
PVP128€
DistribuidorNOMOS Glashütte/Roland Schwertner KG

Presentación

Recibimos el anillo de Nomos es una caja de cartón deslizante con un revestimiento en un elegante color gris que parece textil. Va firmada en caracteres plateados.



Cuando la abrimos nos encontramos un pequeño manual de instrucciones. Su portada ya nos da una idea de su minimalismo, la frase «Cuando no hay sol estoy callado» nos resume que el anillo solar requiere que sea de día.



Dentro se despliegan dos páginas, la primera de agradecimiento, y la segundo con los únicos 4 pasos a seguir para saber la hora.



En un almohadillado negro se entrega el anillo con su cordón de cuero.



Introducción

Nomos Glashütte es una manufactura de relativa reciente creación, puesto que sus orígenes se remontan al año 1990 cuando Roland Schwertner funda la marca en la ciudad alemana de Glashütte. Actualmente son sin duda la referencia del sector en cuanto a guardatiempos de alta calidad germanos, junto a Stowa, Laco, Junghans o Sinn. Se han convertido en el principal fabricante de relojes mecánicos de Alemania, lo cual es meritorio teniendo a A. Lange & Söhne, Moritz Grossmann, Glashütte Original, PointTec (Iron Annie, Zeppelin o Bauhaus), y dice mucho de sus apreciadas cualidades. Quizás por eso los Nomos Tangente y Nomos Lambda sean tan valorados.

Nomos es una manufactura en toda regla, lo que significa que diseñan y producen sus propios componentes, incluyendo las planchas de fresado, los puentes, los engranajes, e incluso los calibres. Sólo utilizan la mecanización cuando ésta es más precisa que la artesanía, algo que verdaderamente me agrada. Cuentan con 260 empleados, y unos bonitos talleres en una antigua estación de tren



Lo que nos traen con este Sundial o reloj solar es un anillo que se puede llevar colgado del cuello a modo de colgante, y que funciona como los tradicionales relojes de sol. Su principio de funcionamiento es fácil de comprender, pero con una base científica y observacional que debió costar mucho de comprender, y que os explicaré más adelante.



Diseño y construcción

El anillo de Nomos está fabricado en acero inoxidable. Su diámetro interior es de 19mm, es decir, la talla; mientras que el externo es de 23mm siendo por tanto su grosor de 2mm. Su apariencia es muy similar a la de una sortija masculina, ligeramente ancha y algo más gruesa. Las diferencias pasan desapercibidas. Por ejemplo un pequeño resalte nos permite rotar la parte central del anillo que es la que ajusta la posición del sol dependiendo de la época del año para poder obtener una lectura horaria fidedigna. Puesto que su concepto se basa en la posición del sol sobre el usuario, la marca lo ofrece calibrado, no sólo a diferentes franjas horarias, sino a diferentes latitudes: Glashütte (CEST) -referencia SONNESTGH-, Chicago (GMT-5) -referencia SONNESTCHI-, Estambul (GMT+3) -referencia SONNESTIST-, Los Ángeles (GMT-7) -referencia SONNESTLA-, Londres (GMT+1) -referencia SONNESTLO-, Madrid (CEST) -referencia SONNESTMA-, Nueva York (GMT-4) -referencia SONNESTNY-, Zurich (CEST) -referencia SONNESTZUE-.

La parte frontal va firmada por Nomos Glashütte, y es ahí en donde encontramos también los meses del año. En la zona izquierda encontramos los primeros seis meses en orden descendente (enero a junio), y en la derecha los restantes ascendentemente (julio a diciembre). Se encuentran representados con su inicial, así que son válidos para inglés (January, February, March, April, May, June, July, August, September, October, November, December); francés (Janvier, Février, Mars, Avril, Mai, Juin, Juillet, Août, Septembre, Octobre, Novembre, Décembre); portugués/brasileño (Janeiro, Fevereiro, Março, Abril, Maio, Junho, Julho, Agosto, Setembro, Outubro, Novembro, Dezembro); y alemán (Januar, Februar, März, April, Mai, Juni, Juli, August, September, Oktober, November, Dezember); pero no por ejemplo el italiano o el español. Aunque hubiera hecho falta espacio para un carácter más, tal vez a nivel de diseño hubiera sido más práctico mostrarlos con numerales arábigos, ya que con romanos habrían necesitado más espacio. Diferenciando así más fácilmente marzo de mayo y enero de junio y de julio.



La parte interna del anillo es la que tiene grabados los numerales horarios, y que serán los que nos permitan visualizar la hora. ¿Cómo funciona? Si recordáis figuraba en las instrucciones de 4 pasos del principio:

1. Deja que el sol ilumine el reloj de sol.
2. Mueve el anillo central colocando el orificio sobre el mes actual.
3. Sostén el reloj y gíralo apuntando el orificio hacia la dirección del sol de manera que sus rayos lo atraviesen.
4. Lee la hora en el lado interno del anillo.



Se acompaña de un cordón de piel de cabra de color negro. Con 800mm es suficientemente largo como para podérnoslo poner y quitar sin necesidad de deshacer nudos o broches, un procedimiento que tendremos que efectuar cada vez que queramos saber la hora, porque para que funcione con precisión, tiene que estar colgado de forma completamente vertical y perpendicular al suelo. Podemos graduar su longitud por el rudimentario sistema de hacerle un nudo a más o menos distancia.



La marca no da una cifra de peso, según mi báscula son 10g incluyendo el cordón, lo cual lo hace muy ligero de portar. Como es lógico no se indica ninguna resistencia al agua en particular, ésta queda virtualmente limitada por el cuero.



Movimiento

La marca lo define como el calibre más asequible de la empresa, algo que sintetiza muy bien su concepción. También son capaces de resumir su forma de trabajar en una sóla frase: «Ponga la fecha correcta en el anillo central y gire el reloj en la dirección del sol hasta que la luz entre por el agujero. En el interior, un rayo de sol le indicará la hora».



Pero vayamos un poco a su base. Su funcionamiento aprovecha el concepto de la analema, es decir, el recorrido que hace el Sol en el cielo y que se obtiene marcando la posición del astro durante cada día del año a la misma hora. Aunque no lo parezca, su posición relativa va cambiando, y si lo representamos gráficamente tendrá una forma parecida a un 8. Se dice que desde la Luna, tendrá forma de círculo.



Ahora ya comprendemos que el ajuste de los meses del año en el mecanismo simplemente corrige esa posición en la función horaria. Y como no soy un experto en astronomía, hasta aquí os puedo explicar. Tenéis más referencias en la Wikipedia.

Sensaciones

La calidad del mecanizado en el acero es muy buena, fino como si fuera una joya. Sin embargo lo que me maravilla es su simplicidad, la eficacia con la que consigue aprovechar el concepto de «anillo de granjero» actualizado al día de hoy. Realmente no tiene demasiada utilidad práctica, quizás si nos perdiéramos en una isla desierta y necesitáramos saber la hora nos sería de utilidad, pero en ese caso, probablemente en el control de seguridad del aeropuerto nos habrían hecho guardarlo, así que no lo llevaríamos encima.



Bromas aparte, cuando lo llevas al cuello uno está deseando salir a la luz del día y poder cotejar la hora que da el Nomos con la de nuestro reloj de muñeca. Y si bien ésta suele ser aproximada, con un margen de unos 15 minutos, es más que suficiente para sorprendernos.



Llevarlo como anillo me resulta algo incómodo, quizás no esté acostumbrado a piezas tan gruesas, o puede que también me dé algo de miedo que se acabe rallando, o que se desgasten los grabados de los meses. Al cuello en cambio es muy cómodo, no se cuanto durará el cordel de piel, pero parece que es de buena calidad. Pienso en reemplazarlo por una cadena de plata, más blanda que el acero y que así no arañe el anillo, pero que al mismo tiempo sea más resistente que el cuero.



Conclusiones

Estamos acostumbrados a relojes de calidad alemana como los Hanhart Pioneer TwinControl, Lilienthal-Berlin Zeitgeist Automatik, Kronhauser Silver Opaline, EZA 1972 o el Circula Classic Automatic. En cambio el reloj solar de Nomos es comparativamente mucho más asequible: 128€.



Cierto que si lo pensamos, no deja de ser un anillo de acero, muy bien mecanizado eso sí, y con un sistema sorprendente e ingenioso, lo que lo convierte en un capricho agradable o especialmente en un regalo que dará que hablar en reuniones familiares o de amigos.



▲ Más▼ Menos
Simplicidad ingeniosa
Buenos materiales y acabado
Precio elevado



12 comentarios en “Reloj solar Nomos Glashütte”

  1. Como curiosidad y concepto diferente al habitual esta bien. Ahora, como instrumento práctico para el día a día no lo veo.
    Coincido en su precio elevado y en que estaría mejor con una cadena de plata.

    Gran marca, por otro lado, con modelos preciosos y de gran calidad. Además, pese a su juventud, muy imitada-copiada.

    Me gusta que las marcas se arriesguen y saquen productos diferentes y curiosos.

  2. Exactamente Stainless. El inconveniente es que necesita iluminación solar que genere sombras. Tienen que ser días muy soleados, y además en espacios abiertos. Por lo demás, es una herramienta preciosa para los que nos gustan no sólo los relojes sino también el tiempo.

  3. Buenos días D. Javier, D. Stainless y dem´sa lectores.

    Extraordinario anillo. Me recuerda a los antiguos sextantes de las películas (igual he dicho una burrada). No hay que olvidar que el concepto de hora es una medición humana sobre un proceso físico a nivel universal.

    Lo de funcional, pues la verdad no, lo de curioso y original de todas todas.

    P. D ahora solo te falta una clepsidra griega.

    Buenos días amigos.

  4. No acabo de entender cómo funciona 😀 Es más complicado de lo que pensaba, creía que sería ponerlo donde estuviera el sol y listo, lo de los meses, ¿para qué lo necesitas? No entiendo…

    Bueno da igual. Si fuera de titanio sería la leche, aunque mecanizar eso en titanio, teniendo en cuenta que el acero ya sale por mas de 120 pavos, se haría excesivo. Como bien dices, un bonito regalo para los amantes de la relojería.

  5. Lo que ocurre es que la posición del sol va cambiando a lo largo de los meses del año ET. Creo que tu pregunta va más relacionada con el porqué un reloj solar convencional no se ve afectado por ese motivo, y no te lo sé aclarar. Me hice la misma pregunta.

  6. Extraordinario por dónde le veas, una maravilla, la verdad una gran innovación para los que amamos instrumentos de tiempo, gracias por tu reseña Guti.
    Saludos a todos.

  7. Una «bonita curiosidad» para enseñar tomando unas cañas. Si tenemos en cuenta, que un colgante Viceroy, simplote y sin ninguna funcionalidad cuesta unos 80€, pues hasta parece atractivo esos 128€; al menos tiene un fundamento relojero, poco práctico esos si, pero la finalidad está ahí. Un saludo.

Deja un comentario