Ya no me gustan los relojes modernos

El entusiasta del automóvil Jeremy Clarkson, decía hace unos años que en cuanto a relojería había vuelto a la simplicidad, a la legibilidad. Que la edad no perdonaba, y al final todas esas manecillas por la esfera no le ayudaban en absoluto. Como es un tipo que se gana muy bien la vida, puede permitirse sus Omega Seamaster Planet Ocean y Omega Railmaster XXL. Relojes que efectivamente son simples y ofrecen una buena visión.

Ya no me gustan los relojes modernos

Yo he seguido una evolución similar, pese a que nos llevemos 15 años de edad. Me encantaban los relojes digitales con cantidad de información en el LCD, o los relojes analógicos llenos de subesferas. Ahora mi límite está en algo como el Casio G-Shock GW-6900 y el Kronos Pilot Moon Phase. Proporcionan mucha información simulatáneamente, pero son de gran tamaño y claros en cuanto a visibilidad.

Ya no me gustan los relojes modernos

Ya no me gustan los relojes modernos

Piezas como los Gorilla Fastback GT Spectre o los Casio G-Shock DW-5700 x Sneaker Freaker «Redback», me agradan cada vez menos y me llegan a desesperar.

Ya no me gustan los relojes modernos

En algún biopic, disculpad porque no recuerdo el título había una frase que decía «Yo era postmoderno cuando la gente ni siquiera era moderna». El paso de los años nos afecta a todos y altera nuestros gustos y nuestras capacidades. Pero también me da la impresión que lo que en los 80 o 90 era moderno consistía en agregar colorido a un reloj. Un Seiko Monster.

Ya no me gustan los relojes modernos

Lineas de reloj convencionales, tamaño más bien grande, esferas claras y diáfanas, manecillas contrastadas, e índices o numerales bien legibles. Valoro que tengan algún detalle, algún aditamento que los haga diferentes, pero sin que ello comprometa su función principal: consultar la hora.

Ya no me gustan los relojes modernos

Así que considero que son obras maestras del diseño relojero el RUF500 de Chrono AG, el Orient Neptune, el Stowa Flieger Ikarus, el Krono K300, o incluso el San Martin SN038 aunque sea un diseño de Seiko.

Ya no me gustan los relojes modernos

15 comentarios en “Ya no me gustan los relojes modernos”

  1. Estamos igual, aunque yo directamente estoy ya odiando a los relojes en que no puedo ver bien la hora y si es digital la fecha también. Por ejemplo el casio ae-1200, que además incluso como tiene los botones derechos que suelen accionarse accidentalmente con el uso a veces me confunde la hora porque se pasa a la mundial. Así que ando todo el día con un simple casio 215 aunque no tenga el temporizador que me es muy útil.

    Y esta filosofía se va trasladando a todo lo demás. Incluso mi computadora ya está desprovista de todo lo que no uso, el móvil también. Es estresante tanta cosa que demanda nuestra atención.

    Pero bueno, siempre habrá gente que más que un reloj tenga unaespecie de tamagochi que da la hora.

    Lo triste es cuando uno se pone a pensar en que todo el tiempo que empleó en ocuparse de los chacharros tecnológicos y los inconventientes que ocasionan, es podría haber estudiado una carrera de físico nuclear o algo por el estilo.

  2. Me ocurre algo parecido ,entre la presbicia ,que ya lo mucho me parece un poco hortera y va uno a lo minimalista , que cuando lo sencillo a parte de mas bello desde mi punto de vista ,tiene otra contrapartida mas y es que cuando menos cosas tiene algo menos probabilidad tiene de estropearse por lo que su durabilidad sera mayor.

    Un saludo.

  3. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Esto de la presbicia Arcano_0 a partir de los 40 años es algo de lo que pocos se salvan. Algo que de niño no entendía, que para mi era inexplicable. ¿Cómo puede ser que veas mal de cerca? Pues así es. Buena observación porque al fin y al cabo es otro motivo de peso.

  4. Buenas tardes D. Javier, D. Alfonso, D. Arcano y resto de participantes. Sobre todo a nuestros hermanos americanos.

    Pues otro cuarentón con los mismos gustos, menos es más, simplicidad es diseño… Vivimos en un Rococó que desnaturaliza la esencia de los guardatiempos. En la vestimenta también me pasa lo mismo.

    Buenas tardes caballeros.

  5. Pues yo creo que lo uno no va reñido con lo otro. Y perdonadme, pero el Kronos Pilot Moonphase no me parece precisamente simple, ni fácil de ver con tan poco contraste (el Omega sí, claro).

    Por ejemplo, el CPA-100 es un reloj lleno de detalles y que se ve bien, y sin embargo en el otro extremo el DW-5900 tiene muy poca información y se ve fatal.

    Si hablamos de presbicia, esta te ataca aunque solo tenga dos agujas, porque no las ves claramente (a no ser que sean tan anchas como Casio nos tiene tan mal-acostumbrados). Claro, las pequeñas subesferas ya ni sabes si están allí, por lo que acabas ingnorándolas.

    Otra cosa es que sea un reloj hecho para el diseño, no para la funcionalidad, como el Gorilla ese o el Red Back. Entonces, criticar a esos relojes por no ser funcionales, pues no sé, es como criticar a un Ferrari por ser veloz 😀 Por otro lado el display del Redback espejado y en rojo es precioso. Igual es que al dueño del blog no le gustan los rojos ahora, quizá cambió de gustos también en ese sentido. Hay que ver cuánto cambio en tan poco tiempo…

  6. Otro que ya no cumple los 40 y me pasa algo por el estilo.

    Supongo que tendrá mucho que ver el dedicarme de siempre a la informática y ser aficionado a la tecnologia, que a lo mejor estoy algo saturado, pero cada vez me llaman más las cosas clásicas, sencillas y sin estridencias.

    En relojería, otra de mis aficiones, me pasa igual; estoy encantado llevando mi DW-5600C «Speed» con sus 30 y tantos años detrás, o conducir mi coche clásico con casi mi edad, o escribir con mi pluma Parker 51. Son cosas que disfruto mucho.

    De los smartwatches, no los quiero ni regalados; tuve, por probar un Sony Smartwatch 3 cuándo salió, y se lo acabé regalando a un familiar (que sigue encantado con él, y me alegro).

    Saludos.

  7. Cosas de la edad, y no sólo por la presbicia y demás muestras de desgaste físico.

    En España la esperanza de vida es de unos 83 años. Por tanto, cuando has llegado a los 40 años de edad ya has consumido la mitad de tu vida. La de vida aquí, al menos. Después de ésta puede haber otra, o no; cuestión que, en todo caso, pertenece al ámbito de las creencias personales.

    La certeza de que el fin está en el horizonte, puede que no cerca, pero sí presente cambia las prioridades y gustos heredados de los tiempos de juventud.

    Empiezas a darte cuenta de ello por detalles como, por ejemplo, ese momento en el que en un medio de comunicación de los importantes entrevistan a un prestigioso economista que opina que el futuro de las pensiones está en entredicho y sientes preocupación. No es la primera vez que escuchas semejante opinión; es más, haciendo memoria recuerdas haber oído a otros economistas en otros medios de comunicación, también del grupo de los ‘gordos’, decir algo parecido hace años. La diferencia es que eso antes no te preocupaba, el momento de tu jubilación no los veías en tu horizonte porque estaba muy lejano.

    En definitiva, ya no desperdicias el tiempo con distracciones innecesarias y estériles. Por otra parte, has madurado. En particular tu sentido del gusto ha dejado de ser superficial, sabe ir más allá de la mera apariencia.

    Yo por ejemplo, de joven no hubiese sabido apreciar un reloj como el Lotus 15031 [1]. Diseño discreto y atemporal, todo acero inoxidable, resistencia al agua de 10 ATM, confortable armis, tamaño contenido que lo hace cómodo para mi pequeña muñeca y la fecha como única complicación más allá de hora, minuto y segundo. En mis años mozos hubiese desdeñado un guardatiempo así y preferido otro más sofisticado.

    Quizás la palabra clave sea «atemporalidad». Pasado el ecuador de nuestras vidas, sublimamos [2] la tensión que nos produce el tener en nuestro horizonte el fin de nuestra vida con, entre otros, la afición a relojes inmunes al paso del tiempo cuya función es, precisamente, contarlo.

    https://www.youtube.com/watch?v=jR-q1GKlt70

    [1] https://timeroad.es/reloj/hombre/lotus/reloj-lotus-acero-clasico-15031_2-blanco-correa-de-acero-hombre.html

    [2] https://es.wikipedia.org/wiki/Sublimaci%C3%B3n_(psicoan%C3%A1lisis)

  8. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Buena observación Sergi. También noto que esa es la tendencia actual. Sobrecargar las cosas con adornos inútiles. Coches con alerones, dulces con packagings llamativos… Todo para dar una apariencia nueva aunque el resto sea lo mismo. Para engañarnos sin aportar nada.

  9. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Llevas razón Bia Namaran en que el Kronos no es fácil de leer, pero no es por su diseño, sino por la cantidad de información que muestra. En cambio el Gorilla es justo lo opuesto, por no tener no tiene ni fecha es minimalista en ese aspecto, pero su legibilidad y por tanto su utilidad es casi nula.

  10. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Está claro que las pantallas no ayudan Ender_Wiggin, pero por lo que me dijo el oftalmólogo castigaban más la vista las pantallas que vemos de cerca, como las de un móvil, que las de un ordenador. Lo que sí es cierto es que la presbicia que se detectaba a los 40 o 50 años, ahora es a los 30 o 40.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Supongo que por eso se dice que con la edad te vuelves más lento pero también más sabio un relojista.

  12. Buenos dias, yo también tengo vuestra edad 43 y valoro cada vez mas las maquinas simples y duraderas, ahora llevo un reloj royce leadership cristal s de 25 jewels que compre en el rastro sin tija ni corona ni correa y arregle poniéndole una correa diloy imitación carbono, me gustaría enviaros una foto del mismo, pero no se como hacerlo, un saludo y espero que paseis un buen puente

  13. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Bienvenido Mariano Sanchez. La frase de «menos es más» está tan repetida que casi ha perdido significado. Pero es justo eso. ¿Qué necesitas y qué es lo que mejor lo cumple? Si es ver la hora, entonces tiene que ser legible. Si es aparentar o mostrar diseño entonces ya no necesitas un reloj, necesitas una joya u otra cosa.

  14. La verdad es que a mí sí me gustan los relojes con mucha información, siempre que esté bien organizada y se pueda ver con cierta comodidad. Por esta razón no me gusta casi ningún ana-digi que con sus agujas tapan la parte digital.

    Esto también pasa, por ejemplo, en los relojes analógicos con fases lunares, pero en este caso no me importa. Es una complicación que me encanta.

    Aún así, no significa que no me gusten los relojes que solo dan la hora. Siempre recuerdo la sobriedad y lo bien que se veía la hora en un reloj que mi abuelo llevaba y que se trajo de la época en que trabajó en Alemania. Yo era muy pequeño para fijarme en marcas, pero me hipnotizaba el movimiento de la aguja.

    De hecho, cuando «coqueteo» con el lado oscuro, digo analógico, me he dado cuenta de que antes me llamaban la atención los cronográfos con muchas esferas y ultimamente no, ya que sé que es una función que seguramente no use jamás. Ahora son los calendarios perpetuos lo que atrae, cuando antes pensba que era una tontería.

    Serán cosas de la edad….

    Un saludo a todos y felices fiestas y próspero año nuevo!

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Sí, es algo que siempre me ha gustado WR_100, pero es eso, tiene que estar bien estructurada porque sino al final se convierten en un galimatías. Como a ti, la complicación de fase lunar me parece bellísima. Pero lo que si noto es que si antes me perdía un LCD supercompleto como el del Casio Databank DB-E30D o unas esfera como la del Kronos Pilot Moonphase y no toleraba un sencillo 2 agujas o 3 agujas, ahora me van gustando más, especialmente si son tipo diver o flieger super legibles. Intuyo que la edad tenga bastante que ver con eso.

    Totalmente de acuerdo con los cronógrafos analógicos. Su estética siempre me ha gustado, pero al final los he usado menos de una vez al mes, quitando el alarde de la complicación tecnológica es sólo estética. Así que para eso prefiero un multifunción que esté bien llevado, aunque sea relativamente asequible como el Parnis Master porque al menos son datos que vas a usar más frecuentemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *