';

Calibre 400 de Oris

En la anterior prueba del Oris Aquis Date Calibre 400 me di cuenta que aunque cubrí su innovador calibre que montaba, me dejé muchas cosas que quería haber dicho en el tintero. No es una justificación, pero en una review de un reloj no puedes dedicarte sólo al movimiento. Así que para resarcirme, me extenderé un poco más en el calibre 400.

Calibre 400 de Oris

Mucho se ha hablado del Calibre 400 de Oris, pero ciertamente pocos medios se han molestado en examinarlo a fondo, hasta donde yo sé, en idioma español sólo ha ocurrido en un caso. No tendría sentido replicar lo dicho, así que en este artículo además de introducir el Calibre 400, lo probaremos más en detalle viendo cómo se comporta en la realidad, e incluso le haremos alguna jugarreta políticamente incorrecta. Veremos lo que ocurre…

Calibre 400 de Oris

La estrategia que han llevado a cabo está bien clara, puesto que se sustenta en las ventajas que ofrece para el cliente. Es decir, no hablamos de complicaciones per sé, sino de beneficios en el sentido práctico. Una forma de aportar valor, y al mismo tiempo diferenciarse de sus competidores.

Empezamos con un detalle que Oris no oculta pero que tampoco es algo ampliamente divulgado. El «padre» de este 400 -y de todos los 11X- es un relojero de origen español (gallego, para más señas) llamado Ramón Gil. Y cuando digo «origen» no me refiero a que sea suizo de segunda generación, sino a que nació en Galicia, fue a Suiza a visitar a un amigo y terminó quedándose. ¡Y ni siquiera era relojero entonces! Acaba de jubilarse, pero le ha dejado a Oris «deberes para rato», según sus propias palabras.

Calibre 400 de Oris

El calibre 400 parte de la experiencia del anterior 110 de 2014 (y sus derivados 111, 112, 113, 114 y 115), pero no está basado en ellos, es un desarrollo completamente nuevo, y un diseño pensado para relojes de otro estilo. Empezando porque los 110 son de remonte manual a 3 Hz. y los 400 son de carga automática a 4 Hz. Uno de sus mayores atractivos es la extensa reserva de marcha de 120 horas (5 días), algo que han logrado sin tener que reducir la frecuencia como han hecho otros fabricantes, y que por tanto se mantiene a 28.800 vph (4 Hz.). Destacable que tanto los 110 como los 400 son obra del gallego afincado en Suiza Ramón Gil, un español con una historia muy particular y que ha colaborado con grandes como Roger Dubuis, Chopard o Franck Muller. El caso es que ha sido este español que sin ser profeta en su tierra lo ha logrado ser en el país helvético dando un vuelco a la relojería.

Calibre 400 de Oris

Dotado de dos barriletes conectados en serie en vez de uno, se almacena el doble de energía. El muelle real está optimizado a base de una aleación de acero especial que permite que sea más delgado y por tanto pueda contener más energía. Según Oris, una vez desplegado tiene 170 centímetros de longitud. A ello se le suma la reducción de la fricción de la mayoría de componentes, o sea la energía que se pierde por el rozamiento entre sus diferentes piezas. Mientras que en un calibre normal el mecanismo aprovecha aproximadamente un 70% de la energía almacenada y el 30% restante se pierde, con el 400 la cifra aumenta hasta el 85%, desperdiciándose solamente un 15%.

Calibre 400 de Oris

Eso les ha llevado incluso a desarrollar un nuevo sistema de rodamientos para la masa oscilante que así carga de forma más ágil. Pero es que menor fricción implica también mayor fiabilidad y menor desgaste, lo que les permite ofrecer una garantía de 10 años, y un período entre revisiones también de diez años.

En cuanto a la masa oscilante, algo que no me agradaba era la pérdida del característico rotor rojo introducido por la marca en 2002. Según pude preguntar a Ken Laurent, el motivo es que se desea que el usuario se centre en la belleza intrínseca de su singular calibre, sin necesidad de aditamentos innecesarios, una filosofía que explica también el porqué la maquinaria no está especialmente decorada. El nuevo rotor está parcialmente esqueletizado, una forma de facilitarnos ver a través de él y así contemplar el movimiento, pero también una manera de aligerarlo y por tanto hacerlo más eficiente y menos susceptible al desgaste.

El calibre 400 está formado por un total de 135 piezas, muy pocas comparadas con los calibres más veteranos. De ellas 30 son de elementos no ferrosos y por tanto antimagnéticos, incluyendo el silicio para la rueda de escape y el áncora que al ser también más ligero y resistente que los metales y no se ve tan afectado por los cambios de temperatura redunda en una superior precisión. Oris SA la garantiza en -3/+5 segundos/día ajustado en 5 posiciones. Un cronómetro en toda regla aunque no esté certificado por el COSC, puesto que es más preciso que esos estándares (-4/+6 segundos por día).

A modo de referencia, el 400 tiene 21 rubís y las mencionadas 135 piezas, mientras que el Oris 733/Sellita SW-200 cuenta con 26 rubís y unas 150 piezas. Una optimización considerable.

La norma ISO 764, o su antecesora la DIN 8309:1981 para relojes antimagnéticos, en su última revisión de 2020 (764:2020) establece que los movimientos deben ser capaces de resistir campos magnéticos de hasta 4.800 A/m (amperios por metro), aproximadamente 200 gauss. Esa resistencia se fija como la capacidad de que el reloj siga funcionando, obviamente, pero además que lo haga con una precisión que no exceda los +/- 30 segundos/día de desfase. Los materiales de última generación del Oris 400 superan esa prueba a 2.250 gauss, 11 veces más, reduciendo la desviación a aproximadamente una tercera parte de lo que fija la norma, esto es, unos 10 segundos por día.

Finalmente es un calibre de nueva hornada, un desarrollo nuevo que ha tenido en cuenta el tamaño de los relojes actuales. No hay que olvidar que el Sellita SW-200/Oris 733 apareció en 2003, pero que es un diseño basado en el ETA 2824-2 (1982-) que a su vez es una actualización del ETA 2824-1 (1979-1982) y éste del ETA 2824 (1971-1979). Ocurre que ETA partió de la base del diseño del Eterna 1427 de 1961 para su desarrollo. El resultado es que el Oris tiene 30mm de diámetro mientras que el ETA y sus antecesores 25,6mm. El disco fechador es por tanto mayor, lo que permite que la ventana para la fecha tenga una ubicación más conveniente, y unas dimensiones algo más grandes y legibles.

No acaban ahí las novedades, puesto que por fin termina con la histórica limitación de bloqueo de fecha. Ahora el día del mes lo podemos cambiar en cualquier momento, incluso entre las 21 y las 3, algo que está prohibido en la mayoría de relojes actuales, tanto mecánicos como de cuarzo debido a que pueden dañar el mecanismo.

Calibre 400 de Oris

Ya sabéis que aunque inicialmente no se especificaba nada al respecto, posteriormente empezaron a indicar que la carga completa requería 120 vueltas de corona. No obstante desde Cronowatch, el servicio técnico oficial de la marca, me indicaron que lo adecuado eran al menos 210, esa era la manera de garantizar que el muelle real estaba a plena carga, y así fue como lo hice cuando verifiqué una reserva de marcha superior a las 120 declaradas, casi 129 en la realidad (128 horas, 8 minutos y 47 segundos). Ahora la marca recomienda también esas 210 vueltas. Me explicaban también como en la noria donde verifican los relojes, a máxima velocidad ello requería casi 8 horas de funcionamiento dando vueltas continuamente.

Calibre 400 de Oris

Comencé dándole 100 vueltas a la corona, mientras que otros calibres como el mismo Oris 733 indican 20-30 vueltas de corona para obtener una carga completa, en el calibre 400 con su doble barrilete, la cifra debe ser superior. Tardó algo más de lo normal en hacerlo, pero a las diez o doce vueltas, la segundera se puso en movimiento con normalidad. Cuando estuvo completamente cargado lo dejé estáticamente sobre una mesa para que no acumulara más carga y periódicamente fui comprobando su reserva de marcha. Lo que obtuve fueron 129 horas, más de las 120 (5 días) que se acreditan, toda una garantía que como digo ocurrió con un espécimen que no estaba destinado a tal menester.

Calibre 400 de Oris

La precisión que medí, cronometrando con el timegrapher en una posición (CH), y como he explicado, a plena carga, fue un desfase diario medio de +2,5 segundos al día, una cifra excelente, si bien la variabilidad y el error de beat fue más alta de la esperada, seguramente al ser un movimiento pensado para dar buenas prestaciones a lo largo y ancho de sus más de 5 días de reserva de marcha.

Calibre 400 de Oris

En cuanto a sensaciones, destaco dos aspectos. El primero es que pese a estar dotado de carga automática unidireccional, el movimiento es muy silencioso, no suena «loco» cuando gira en el sentido que no carga como si vemos en otras máquinas. Lo segundo es que a la hora de darle cuerda manualmente, de remontarlo, queda evidente que la fricción se ha reducido, es mucho más suave que cualquier otro calibre automático que haya probado.

Dentro del cuerpo de un Oris Aquis, creo que se combinan lo mejor de ambos mundos. En la parte externa, uno de los relojes de buceo con diseño más polivalente y elegantes que existen. Calidad de primer nivel. En el interior, un calibre excelente en cuanto a reserva de marcha, a la vez que con un grado de exactitud notable.

Calibre 400 de Oris

A través de la ventana de exhibición podemos apreciar su movimiento. No está tan decorado como uno esperaría, al menos en el sentido habitual de la palabra, pero sí que diría que es comparable a un grado elaboré como lo es el 733 que lleva el Oris Aquis Date Upcycle.

Calibre 400 de Oris

La tranquilidad de no tener que hacerle un servicio hasta los 10 años, es algo también digno de destacar, aunque pienso que si vamos a utilizar el reloj en entornos acuáticos, su ventaja no es tanta, ya que las juntas cada dos años habrá que cambiarlas igualmente.

Vídeos

Video

360º

Galería

Calibre 400 de Oris

Calibre 400 de Oris

Calibre 400 de Oris

18 comentarios en “Calibre 400 de Oris”

  1. Buen trabajo, realmente impresionan resultados que ofrece este calibre, parece que el silicio se asienta como material, espero que también acabe llegando a gamas más económicas. Por cierto, chulísimo el llaveraco del osote, jeje

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Es algo que todos buscamos, que ese tipo de tecnologías se acaben extendiendo Jostma. Por desgracia no lo veo claro, no veo un interés real a las marcas establecidas a innovar. Incluyo a Ronda, a Sellita, a Miyota, a SII. Así que si esos avances vienen por algún lado, temo que serán del lado chino.

  3. Cesar José Maestre

    Pedazo de entrada y de movimiento. Es un placer disfrutar tanta información tan relevante y clara. Sobre todo que estoy seguro de no encontrar en ningún otro lugar. Que choque lo de las juntas toricas! Espero que pronto se implemente alguna tecnología superior para mantener la estanqueidad de los guardatiempos.
    Un saludo a todos y mi gratitud Guti

  4. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Efectivamente Fran. Y además con unas prestaciones que son también casi perfectas.

  5. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Gracias por el enlace un relojista. Había escuchado el podcast, pero no sabía que también lo tenían incrustado en su web. Un crack Alfonso Escámez.

  6. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Encantado de que te haya gustado el trabajo Cesar José Maestre. Sobre las juntas, encontrar otra solución sería algo que cambiaría muchos mercados. Los relojes, pero también los coches (silentblocks) y multitud de aparatos que se basan en la goma para amortiguar o aislar.

  7. Buenas tardes amigos de la bitácora.
    Excelente reseña, me parece un movimiento muy acertado. Una pregunta ¿será la competencia natural del Powermatic 80 ETA?
    Que pasen una buena tarde.

  8. Estoy muy impresionado, tanto por tu análisis tan exhaustivo como por el calibre de Oris que nos has presentado. Vaya nivel de ingeniería que han conseguido, y con un «padre» español. En estos casos sí es entendible el alto precio que debe tener este mecanismo.

    Saludos Guti.

  9. Que calibre mas chulo Guti ! La verdad que bravo por Oris. Por decir una pega, me sorprende un beat error tan elevado para estar ajustaDo en 5 posiciones (y por ser un calibre de un precio serio ya). En cuanto si es un serio rival para el powernatic? No lo creo a fin de cuentas el Powermatic 80 con silicio lo llevan modelos como tissot gentelman que con codigos y tal lo puedes comprar a 700€ y este lo mas barato que he visto empieza en 2100€ casi el triple.. ojo que para mí no ha color pero claro si 700 ya duele 2000 ni te cuento (almenos a mí) saludos a todos amigos

  10. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Me encantaría que fuera un rival Sergi, pero es complicado. El Calibre 400 lo montan relojes del orden de 3000€, mientras que los Powermatic los ves entorno a los 600€. Tengo la impresión que Oris irá extendiendo el Calibre 400 y sus derivados para poco a poco ir eliminando el 733 (Sellita SW200). A más unidades producidas, es factible que el precio se reduzca. En todo caso, no creo que baje mucho de los 2000€ que es lo que ahora cuesta un Oris Aquis Calibre 733.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Es una maravilla Gerardo. Además viniendo de una relojera relativamente pequeña como es Oris. Así que si ellos lo han logrado, imaginemos lo que podría conseguir Swatch, Seiko o Citizen.

  12. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    A mi también me sorprendió Juan. No tenía previsto explicarlo, pero aclararé mi sospecha. El reloj era una unidad de preserie destinada a demostración. ´Funcionó incorrectamente y se envió al SAT. Allí lo repararon y lo volvieron a ajustar, pero no se reemplazó el movimiento. Creo que las unidades actuales funcionarán mucho mejor en ese sentido.

    Totalmente de acuerdo en tu argumento de los Powermartic.

  13. Saludos a todos.

    Excelente reloj, vale cada euro pagado por él. Una extraordinaria reseña como nos acostumbras Guti.
    Acerca de la pregunta de Sergi; ¿Es cierto que los Powermatic 80 no son tan buenos y se desgastan en pocos años?
    Les mando un abrazo desde México.
    Salud.

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muchas gracias Ricardo. Ya ha pasado bastante tiempo desde que salieron los Powermatic 80, y salvo el hecho de que algunos se desajustan con el tiempo, no soy consciente de que den problemas. En cuanto al desgaste hay que recordar que los Powermatic 80 se venden en diferentes versiones: con piezas de plástico, con piezas de metal, con metal y escape de silicio… Así que me imagino que la durabilidad también depende de la versión en concreto.

Deja un comentario