Oris Aquis Date

Oris es una marca que siempre me ha gustado, y que como en el Bell & Ross BR 03-92 Diver, tiene una historia apasionante, y a diferencia de éste, también muy dilatada. Entre sus curiosidades, estuvo muy relacionada con Jaeger-LeCoultre. ¿Lo sabías? En caso contrario, mejor que sigas leyendo, porque además de su historia, reseñaré a fondo este Aquis Date de la firma suiza. Una tradicional manufactura relojera de la que hasta el momento no había tenido ocasión de hablar, y de la que tenía muchas ganas.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 43,5mm de diámetro sin contar la corona (47mm con ella). 12mm de alto
CoronaRoscada de acero
EsferaVerde
BiselRotativo unidireccional de cerámica
CristalZafiro
Lumen
TraseraExhibición roscada
CorreaAcero inoxidables de 24mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua30 ATM
PesoN/D
MovimientoOris 733. 28.800 vph. 26 rubís
ComplicacionesCarga automática con rotor bidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones38h de reserva de marcha. -5/+20 segundos/día
OrigenSwiss Made
Garantía3 años
PVP1.950€
DistribuidorOris SA / Zapata Joyeros

Presentación

Siempre es una especie de acontecimiento el poder estrenar un reloj de este tipo. Una experiencia que comienza desde el «unboxing», y que nos prepara las expectativas para lo que vendrá a continuación. Comenzamos con una cubierta deslizante de cartón y color blanco, y que va identificada por Oris.



Dentro nos encontramos una caja con tapa, también de cartón pero esta vez en color grisáceo. Es el clásico packaging de un reloj…



Sin embargo nos hemos equivocado, aún hay un estuche más, esta vez con bonitos tiradores de tela negra.





El estuche contiene el reloj y su tarjeta de garantía. Si registramos nuestro reloj en extensión por un año en MyOris nos ofrecen gratuitamente una extensión de garantía internacional, desde los 2 años que fija la normativa europea, hasta los 3. Un bonito gesto, y una forma de fidelizar a los clientes, pero que otras marcas como Formex nos ofrecen sin mayores trámites.

El almohadillado es anatómico, es decir, con un espacio para adaptarse a la esfera.



Pero tenemos que retroceder un poco, porque si inspeccionamos de nuevo la caja con tapa nos daremos cuenta que tenía otro tirador textil negro. Es un cajoncito con documentación adicional del reloj. Detalles sobre la garantía y los puntos de servicio, y el manual de usuario que es de los mejores que he visto. Vosotros mismos podéis comprobarlo con la versión electrónica (1,2 MB. en formato PDF) que ofrecen en la web.



Introducción

En el año 1904, Paul Cattin y Georges Christian fundan Oris en la ciudad de Hölstein (Suiza). Adquieren la fábrica recién clausurada de Lohner & Co, y firman un acuerdo con el alcalde de la ciudad, bautizando la marca con el nombre de un riachuelo cercano. La empresa rápidamente empieza a crecer, y en 1925 empiezan a fabricar los primeros relojes de pulsera: unos relojes de bolsillo dotados de hebillas para la muñeca.



En 1927, tras el fallecimiento de Georges Christian fue Jacques-David LeCoultre, quien lo sustituyó, el que poco después fundaría Jaeger-LeCoultre. Al año siguiente, 1928, es Oscar Herzog, cuñado de Christian quien lo sucede, ostentando la máxima responsabilidad en la empresa hasta nada menos que 1971.

En el 1965 crean su primer reloj de buceo con un bisel rotatorio unidireccional y sumergible hasta 100 metros, el legado de este Oris Aquis, y que recientemente han homenajeado con la colección Sixty Five y su referencia 01 733 7707 4064-07 5 20 22. Son sus mejores años hasta que llegado 1970, y debido a la amenaza del cuarzo proveniente de Japón deben integrarse dentro de la ASUAG (Allgemeine Schweizer Uhrenindustrie AG), la semilla que luego formaría el gigantesco holding relojero Swatch Group. Pese a ello las cosas no mejoran, por lo que antes de que vayan a peor, el director general Rolf Portmann, quien había empezado a trabajar en la firma en 1956 y el responsable de marketing Ulrich W. Herzog que se incorporó a la empresa en 1978 se hacen con el control de la firma, recuperando de nuevo su independencia.





A día de hoy Oris SA sigue ubicada en Hölstein, y continúa siendo una de las pocas marcas relojeras que siguen siendo independientes, como ya vimos con Raymond Weil o Hanhart Chronographen 1882. Ulrich W Herzog continúa siendo su presidente, mientras que la dirección general se reparte entre Claudine Gertiser-Herzog y Rolf Studer.



Diseño y construcción

La gama Date dentro de la colección Oris Aquis, aunque se remonte al Oris Full Steel de 1999, surgió como tal en 2015, si bien en 2017 fue renovada, siendo la última disponible hasta el momento y por tanto a la que pertenece este bonito ejemplar con la esfera verde con efecto «sunburst». Se ofrece en nada menos que 40 variantes: 39,5mm, 41,5mm o 43,5mm de diámetro; esfera verde, azul, negra, marrón o blanca; y correas de piel, caucho, cuero, textil o acero.



En la referencia que nos ocupa, la 01 733 7730 4157-07 8 24 05PEB, hablamos de una caja es de acero inoxidable de grado quirúrgico (316L) con 43,5mm de diámetro sin contar la corona (47mm si la incluimos), con la mayoría de sus superficies cepilladas en mate. Sólo algunos laterales están pulidos a espejo.



La corona es roscada, imprescindible en un reloj de buceo que ofrece una resistencia al agua de hasta 300M o 30 ATM. Destacan su atractivo guardacorona, que no sólo tiene por función protegerla de eventuales golpes, sino que le aporta un carácter de reloj herramienta que está muy logrado.



Las manecillas son tipo bastón, pero estrechándose paulatinamente a modo de espada invertida. Sus contornos son plateados. Los índices que están aplicados sobre la superficie de la esfera siguen el mismo esquema. Tanto saetas como marcadores van recubiertos de material luminescente.



No hay una gran superficie disponible, es decir, no son elementos sobredimensionados como estamos acostumbrados en relojes tipo diver, éstos son más delicados, más elegantes. Sin embargo el rendimiento del lumen es muy bueno, tanto por intensidad como por duración. No se indica el compuesto que han usado, pero apostaría a que es Swiss Super-LumiNova BGW9. Pienso que debe ser de los grados superiores, el A o incluso el X1 más que el Standard.



La esfera contiene el resto de leyendas en color blanco que está impresas, pero donde de verdad llama la atención, y las fotografías no le hacen justicia es en su tonalidad verde tornasolada. Habitualmente la veremos de un tono negro o marrón oscuro, pero a medida que vaya incidiendo la luz nos encontraremos con unos preciosos reflejos, creando una especie de aguas que parecen irse movimiento por su superficie. A ese efecto contribuye también el fechador a las 6, que está invertido sobre lo habitual, usando en el Aquis Date un fondo negro con caracteres blancos. Su punto fuerte es que no llegan a cansar como los de un Spectre Time Phantom II Blue SunBurst.



El bisel exterior es también de color verde, es de acero inoxidable, aunque el inserto que cubre toda su superficie es de material cerámico. Rota unidireccionalmente y está graduado a 120 clics.



El cristal es de zafiro doblemente abombado o bombé y con un buen tratamiento antirreflejante en la cara interna. Tiene poca convexidad, así que a la vista suele parece plano, lo cual es una ventaja porque mejora la legibilidad. Sobresale un milímetro del bisel, y aunque es zafiro que resulta casi imposible de arañar, es cierto que eso lo deja más expuesto a un golpe.



La trasera es de acero inoxidable como la caja. Va roscada y ofrece una ventana de exhibición transparente desde la que poder contemplar la maquinaria. Cada unidad es numerada, yendo el indentificador grabado con láser. En Oris han optado por incorporar un cristal mineral, más resistente a los impactos, pero en donde creo que un zafiro hubiera sido más ventajoso. Nos deja ver una de las características que han hecho de Oris su señal de identidad, el rotor de carga personalizado en color rojo.



El brazalete combina los dos acabados de la caja, con unos eslabones que son mate por sus extremos y espejados en la parte central. Va firmado y tiene 24mm de ancho a la altura de las asas. Es macizo y muy sólido, probablemente de los mejores armis que haya probado en todo este tiempo. El cierre es por pulsadores. No dispone de cierre de seguridad a presión, pero si microajuste.





No se declara un peso para el conjunto, y tampoco he podido verlo publicado en ninguno de los supuestamente reputados medios de comunicación especializado en relojerías, así que lo he pesado, dándome la báscula una cifra de 185g con todos los eslabones del brazalete.



Movimiento

En este rango de precios no podemos esperar los calibres de manufactura de la casa, los Calibre 11x (110, 111, 112, 113 y 114) se montan en relojes a partir de 4.000€. Por ello en el Aquis Date la marca ha recurrido al calibre Oris 733. Éste no deja de ser una base SW 200-1 en grado Spécial, y por tanto equivalente al Equivalente a un ETA 2824-2 Elaboré. Las modificaciones consisten esencialmente en el característico rotor de carga en color rojo, y en el ajuste en cuanto a desfase. Es por esa razón que mientras en Sellita acreditan una desviación media de +/- 7 segundos/día y máxima de +/- 20 segundos/día; en Oris la han acotado hasta los -5/+20 segundos/día.



Es por tanto una maquinaria mecánica de carga automática bidireccional con demostrada fiabilidad y muy conocida. Late a alta frecuencia (28.800 vph), lo cual es muy grato a la vista proporcionando una fluidez al movimiento de la manecilla segundera que es casi continuo. Dispone de 26 rubís y permite parada de segundero (hacking) y remonte manual (handwinding). También se caracteriza por ser de agradable de operar para ajustar la hora y la fecha, y al darle cuerda. El manual de instrucciones que mencionaba al principio, así como las especificaciones técnicas de Sellita (3,2 MB. en formato PDF) te proporcionarán más detalles.



La parte negativa es relativa, y es que si a nivel constructivo el Aquis es un relojazo, el movimiento se queda algo corto. Hubiera sido mejor un Sellita SW300-1 comparable al ETA 2892. Si lo pensamos, es una pega habitual, es el mismo movimiento que el RW4200 del Raymond Weil Freelancer, pero también el mismo que veíamos en el York & Front Burrard a un cuarto del precio.



Sensaciones

Antes de colocarlo, el tornasolado de la esfera produce efectos cautivadores, es realmente bonito y elegante al mismo tiempo. Un buen contraste en un reloj de cariz más bien deportivo. Los acabados, y los materiales están a la altura, como cabría esperar no se encuentra ningún problema.



En la muñeca se siente mucho más ligero de lo esperado. Es asombroso que un reloj tan sólido como el Aquis Date, construido en acero y reforzado para resistir presiones de hasta 300M sea y se sienta tan liviano. Casi parecería que fuera titanio. Es también bastante plano, así que no nos dará problemas con los puños de las camisas. Es como si tuvieras un reloj que tanto te puede servir para ir a pescar o a hacer submarinismo como para acudir a un evento social elegante. Un comodín, un reloj para todo.



En cuanto a posicionamiento han decidido abandonar la Fórmula 1, en favor de las causas benéficas, el cuidado del entorno natural, la salud y la exploración. Es un reenfoque que cuadra perfectamente con este reloj. Una pieza maravillosamente bien construida y que pretende ofrecer un reloj que dure toda la vida. Es un valor intangible con el que además me siento identificado y que le aporta un plus.



El lumen es otro aspecto que me ha gustado mucho, y que viene a contribuir a esa mezcla entre elegancia y deportividad. Viendo las manecillas y los marcadores nos parece un reloj tirando a sobrio, pero cuando lo percibimos en la oscuridad lo encontramos mucho más funcional, más herramienta: El lobo vestido con piel de cordero.



Conclusiones

El precio del Oris Aquis Date, tiene una tarifa elevada, por encima de marcas menos históricas como Christopher Ward, y otras alemanas como Stowa. Al mismo tiempo más accesible que un Rolex Submariner, Tudor Black Bay u Omega Seamaster. Son piezas que tal vez en cuanto a prestaciones sean comparables al Oris, pero que se diferencian por su calibre. Creo que TAG Heuer Aquaracer Calibre 5 de 2.150€ es su principal competidor, y que monta el mismo movimiento.



La elección creo que es filosófica, y el Oris será una buena opción para aquellos que busquen un buen reloj que poder vestir a diario, de una marca que ofrece alta calidad, pero sin caer en la masificación o mainstream de TAG Heuer.



▲ Más▼ Menos
Efecto de aguas en la esfera
Calidad de terminación y materiales
Calibre base no está a la altura de la calidad del reloj
Trasera de exhibición de cristal mineral







12 comentarios en “Oris Aquis Date”

  1. Buenos días D. Javier y demás lectores de la bitacora.

    Excelente reloj D. Javier y certera revisión presentación.

    La verdad que su estética me resulta muy común, pero en los detalles está la diferencia ( genialidad).
    Esfera, saetas, brazalete, índices… Pero claro estamos hablando de una categoría muy sobresaliente.

    Enhorabuena Javier…

  2. Requiere mucho conocimiento y amor a la relojería llegar a apreciar esos pequeños detalles Sergi. No cualquiera los ve. Otro asunto será el valor que cada uno le de a esos detalles puesto que relojes técnicamente similares los tenemos por 4 o 5 veces menos precio. Lo explicaba en Cuánto cuesta fabricar un reloj.

    Es difícil de justificar de manera objetiva. Igual que es difícil de justificar que una prenda de ropa hecha en España cueste el triple que una china. Aparentemente son lo mismo, pero la diferencia son sus detalles.

  3. Tuve el mismo modelo de 43mm, pero con la esfera azul «purpúrea» y el bisel negro. Lo vendí, porque no soportaba ese tono púrpura del azul tornasolado. Pienso, que si me lo hubiera comprado con la esfera y bisel negro, quizás no lo hubiera vendido, porque a nivel de acabados, es un relojazo sin lugar a dudas. Yo, como punto negativo principal, sería el precio para montar un Sellita SW 200-1… muy inflado, donde ni siquiera el reloj tiene una certificación ISO 6425 o de Cronómetro (cosa que si tiene el Mido Ocean Star Diver 600m con un Powermatic 80, espiral de silicio, bisel cerámco y 1500€ de precio tarifa).

    https://www.midowatches.com/fr/montre-suisse-collections/montre-sport-ocean-star/ocean-star-diver-600-m0266081104100

  4. Oris es un fabricante que me cae simpático por varios motivos. Su historia, la voluntad de mantenerse independiente – tengo entendido que la empresa fue comprada por su equipo directivo a ASUAG – y su relación calidad / precio. Relojes de otras marcas, como Rolex, le dan a uno la sensación de que tienen precios inflados, mientras que ese no es el caso de Oris.

    En cuanto al reloj mostrado, yo destacaría el look vintage de la esfera, que se integra muy bien con el conjunto del reloj. Una esfera que reivindica la historia del reloj. Se nota amor por el trabajo hecho.

    Por último, me pregunto qué tal le sentaría a este reloj una buena correa de piel.

  5. Es algo común que a mi también me ocurre con los tornasolados Aaron. A mi Powermatic no me gusta, eso de que haya descendido la frecuencia le quita encanto. En lo que sí estoy de acuerdo es en la certificación ISO que al fin y al cabo vemos en Orients de entorno a 300€. También estoy de acuerdo en que en lo que a acabados respecta el Oris Aquis es un relojazo.

  6. Totalmente un relojista. Cada vez soy más reticente de los grandes grupos, no sólo en relojes. Una marca independiente sólo por serlo ya me resulta más atractiva, más libre.

    En cuanto a las correas de piel, me gustan mucho, pero yo soy de las que en un diver no las ve. Le pega más un brazalete de acero, un caucho o incluso una textil. Claro que sobre gustos no hay nada escrito, al final no creo que seamos muchos los que realmente nademos o buceemos con nuestro reloj diver.

  7. Wow!!!
    Pedazo de reloj y extraordinario trabajo Guti, como siempre me puse a soñar al leer 2 veces esta estupenda reseña, el reloj vale cada penique y si, es un reloj con historia y calidad.
    Uno de mis jefes en Ayuntamiento, tiene un Oris y dice que lo ama más que a su esposa jeje.
    Saludos y gracias por tu tiempo.

  8. Gracias por tu doble lectura Ricardo. Creo que no tiene demasiado mérito lo que he hecho. Cuando una marca tiene tanta historia como Oris, es fácil plasmarla y que resulte interesante. En cuanto al reloj, sin ninguna pega (salvo su precio). Aún así es una pieza que nos permite soñar, tal vez un reloj que podamos tener en el futuro.

  9. La verdad es que es un modelo que cuando veo renders no me llama mucho la atención pero viendo fotos reales de detalle me gusta muchísimo. Se nota que es un reloj de cierto precio nada más verlo. A este en concreto lo único que le veo es el verde del dial demasiado apagado, de primeras pensaba que era negro y te habías equivocado (tampoco me gustan mucho los verdes excesivamente tornasolados, pero que por lo menos sea un verde claramente verde y no que parezca negro).

    En cuanto a la presentación, eso de una caja dentro de otra y un compartimento para la garantía me ha recordado mucho a las cajas de Seiko ya a partir de un rango medio de precios.

    últimamente me está llamando mucho la atención varios modelos de esta marca, tienen varios muy chulos, por ejemplo, de corte militar pero tirando a clásico (no sabría como catalogarlos jeje).

    Pero para mí estas marcas se quedan un poco en tierra de nadie, creo que por debajo de los 1.000-1.300 euros hay muchísimas cosas interesantes como para ir más allá y, si subes de categoría lo mismo ya te estiras un poco y optas por marcas de un peldaño por encima más reconocidas por el gran público (todos sabemos cuales son).

    En fin…la verdad es que lo más bonito de esta afición es el unboxing jeje, yo a veces le pido por internet relojes a un amigo aficionado que no es muy ducho en estos temas pero le pongo como condición que lo abra conmigo delante.

  10. El marcador a las doce se merecería un doble índice. Por lo demás, el peso me asusta, casi 200 gr., no se quién es capaz de llevar eso… Yo por supuesto no 🙂

    Coincido con el resto de comentarios, me gusta la filosofía de la marca, así como la calidad que desprende el reloj incluso en fotos. Lo del cristal trasero mineral no lo veo como un defecto, si se te cae, un problema menos que tienes. No sé para qué se necesita un zafiro ahí, si es muy difícil que protegido por el brazo se vaya a rayar mucho esa parte. Creo que a veces la gente prefiere zafiro por preferir, lo mismo que quien prefiere un Ferrari porque es caro y llamativo, pero luego no puede llevar en él ni una bolsa de la compra.

  11. Personalmente creo que es ese tornasolado discreto, el «no me llama la atención» Stainless lo que vale la pena. Me cansan esas esferas recargadas y con tantos juegos. Y bueno, cuando alguien está dispuesto a gastarse esa cantidad de dinero en un reloj, lo último que quiere es cansarse. Precisamente lo que explicaba Aaron.

    Totalmente de acuerdo, están en tierra de nadie. Alejados de las marcas de lujo, pero también de las marcas de gama media-alta.

    Sí. El unboxing es super-emocionante. Algo que intento transmitir en las reviews. Ir poco a poco viendo si tus espectativas quedan colmadas o no, las sorpresas que vas viendo…

  12. Rebeka yo que estoy acostumbrado a relojes pesados 200g no se me hace incómodo. Supongo que todo depende de lo que uno busque o le guste. No había sido consciente en lo del cristal trasero, y ciertamente tienes razón en que en ese sentido es ventajoso y que a veces, yo el primero, pedimos zafiro por pedir.

Deja un comentario