Bell & Ross BR 03-92 Diver Blue

Siguiendo los pasos de Raymond Weil y Hanhart, hoy os traigo una nueva pieza de ensueño, el Bell & Ross BR 03-92 Diver Blue.

Desde su nacimiento, en B&R se inspiran en las formas de la aviónica, es decir, los instrumentos utilizados en las cabinas de las aeronaves. Una linea que nadie más ofrece en el mercado. No obstante y a diferencia de otros modelos de la marca, el Diver Blue es también un reloj de buceo. Una pieza sin abandonar la estética característica no sólo pretende ser la reina del aire, sino también de los mares.





Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 42mm de diámetro sin contar la corona. 12,2mm de alto
CoronaRoscada de acero
EsferaAzul
BiselRotativo unidireccional de de acero aluminio
CristalZafiro
Lumen
TraseraAcero inoxidable atornillada
CorreaCaucho azul
FuncionesHora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua30 ATM
PesoN/D
MovimientoBell & Ross BR-CAL.302. 28.800 vph. 25 rubís.
ComplicacionesCarga automática con rotor bidireccional. Remonte manual y parada de segundero
Prestaciones28.800 vph. 25 rubís. 40h de reserva de marcha
OrigenFrancia. Swiss Made
Garantía2 años
PVP3.300€
DistribuidorBell & Ross

Presentación

Los BR 03-92 Diver tienen un empaquetado muy especial, exclusivo para este modelo. Se trata de un cofre con asa hermético y ultraresistente que reproduce las cajas de herramientas de las aeronaves.



Originalmente se incluye también una segunda correa textil en color negro y las herramientas para poder cambiarla.





En la web de la marca podemos acceder online a su Nota técnica (1,2 MB. en formato PDF).

Introducción

Como siempre, empezaremos por su historia. La marca fue fundada en Francia, y lanzada al mercado en el año 1992. Lo que muchos no saben es que mucho antes de que existieran plataformas como Kickstarter, sus dos fundadores emprendieron esta aventura como un proyecto de final de carrera o TFC. Por ello no es de extrañar que los primeros relojes que diseñaron fueran producidos por la relojera alemana Sinn. A partir de 2002 se independizaron de ésta y comenzaron a manufacturar en La Chaux-de-Fonds (Suiza).



Sus dos artífices, que aún a día de hoy ostentan los mandos de la empresa, fueron Bruno Belamich, quién actuaba como diseñador y al que apodaban Bell, y Carlos Antonio Rosillo que creó el plan de negocio, apodado Ross. Además de compartir estudios y aficiones, ambos se conocían desde la infancia; de forma que la marca fue una concatenación de ambos.



Aunque Carlos Rosillo nació en París, casi podría formar parte de la sección de entrevistas a las marcas de relojes españolas, puesto que su familia vivió en Barcelona. Eran de hecho los propietarios de la hoy extinta aseguradora Compañía de Seguros La Equitativa también llamada Fundación Rosillo en Barcelona. Lo de los seguros es algo más que tienen en común con mi literatura. Ya lo pudisteis comprobar en Los relojes de Paul Davis, Bell&Ross es una marca que me agrada mucho. Prueba de ello es que en la aventura «A contrarreloj: Paul Davis, el caso del Bell & Ross robado» incluido dentro de A contrarreloj: Paul Davis, primera temporada, el reloj protagonista es de esa misma marca. En concreto el exclusivo BR 01 Tourbillon Pink Gold Aluminum Limited Edition.





En su comparativamente breve historia relojera, Bell & Ross ha sabido posicionarse como marca reconocida y valorada en la relojería de lujo, con un buen marketing y comunicación que les ha ido aportando cifras de crecimiento que ya les gustaría ver a las marcas más establecidas. De hecho, aunque sigue siendo una firma relojera independiente, está participada de manera minoritaria por Chanel, lo que explica que los modelos más lujosos se fabriquen en G&F Châtelain propiedad de ésta.



Diseño y construcción

El BR 03-92 Diver lanzado en el año 2017 representa el primer reloj de buceo o diver de Bell & Ross. Inicialmente se ofrecía en 3 variantes que ahora son un total de 6, si bien se descatalogó la versión BR 03-92 Diver Bronze (BR0392-D-BL-BR/SCA):
BR 03-92 Diver (BR0392-D-BL-ST/SRB): Caja de acero, esfera negra, bisel de acero con inserto de aluminio negro y correa de caucho negra.
BR 03-92 Diver Blue (BR0392-D-BU-ST/SRB): Caja de acero, esfera azul, bisel de acero con inserto de aluminio azul y correa de caucho azul.
BR 03-92 Diver Green Bronze (BR0392-D-G-BR/SCA): Caja de bronce, esfera verde, bisel de bronce con insert de aluminio verde y correa de piel verde.
BR 03-92 Diver Blue Bronze (BR0392-D-LU-BR/SCA): Caja de bronce, esfera azul, bisel de bronce con insert de aluminio azul y correa de piel azul.
BR 03-92 Diver Black Matte (BR0392-D-BL-CE/SRB): Caja cerámica negra, esfera negra, bisel cerámico negro y correa de caucho negra.
BR 03-92 Diver Full Lum (BR0392-D-C5-CE/SRB): Caja cerámica negra, esfera verde luminescente, bisel cerámico negro y correa de caucho negra.



Acostumbrados a colores monocromáticos negros y blancos característicos de los instrumentos en cabina, y que siempre han sido la seña de identidad de Bell & Ross con el BR0392-D-BU-ST/SRB (BR 03-92 Diver Blue) nos encontramos un reloj más colorido, adoptando unos tonos azules más característicos del mundo submarino y de los relojes de buceo que de la aeronáutica.



La caja es de acero inoxidable 316L en acabado cepillado mate, ideal para evitar los reflejos durante el vuelo. La excepción son sus perfiles que están pulidos a espejo. Lo que más llama la atención es su reconocible caja completamente cuadrada de 42mm de diámetro sin contar la corona, mejor dicho, 42mm de lado, que va sólidamente fijada mediante 4 tornillos visibles en el frontal.





La corona es de acero inoxidable y está firmada por la marca. Va roscada, algo imprescindible en un reloj como este que ofrece una resistencia al agua de hasta 300M (30 ATM), certificada Diver’s 300M según la ISO 6425. Está recubierta de un material plástico de color azul, lo que ayuda a operar con ella y además hace juego con el resto de elementos del mismo color. El guardacoronas protege su funcionamiento pero además nos recuerda los mecanismos de apertura de las puertas en los aeroplanos con la inscripción LOCK y la flecha indicando el sentido de cierre. Continúa con la misma estética y posee dos tornillos.





La esfera es de color azul. Es mate tanto su superficie como el bisel interno. El logotipo y las inscripciones van impresos en color blanco, mientras que los índices van aplicados. Tanto éstos como las manecillas tienen el contorno de acero inoxidable brillante. Las agujas tienen una forma particular, parecen de tipo bastón, pero van facetadas por ambos lados. La segundera es de color blanco, mientras que la horaria se diferencia con facilidad por su marca en color amarillo, a juego con la inscripción «300M/100FT». El bisel es de acero inoxidable con el inserto de aluminio anodizado. Es rotativo unidireccional con 60 clics. Pese a la diferencia de materiales, con la salvedad de que es metalizado, la tonalidad es la misma que la de la esfera.



Las saetas, los índices y la perla a las 12 llevan SuperLuminova® blanca. Su rendimiento es muy bueno, tal y como uno puede esperar en un reloj de buceo de este calibre.







El cristal es de zafiro plano. Personalmente me parece la mejor opción posible, facilitando la legibilidad y reduciendo los reflejos. Esto último, debido también a su tratamiento antirreflejante. A simple vista no lo parece, pero desde B&R indican que su grosor es de nada menos que 2,85mm, una garantía de resistencia a las elevadas presiones bajo el agua.



De la misma manera, la trasera que es de acero inoxidable atornillada tiene 2,8mm de grosor. Entre sus grabados, cada unidad lleva un número de cada modelo lleva un número de serie único: DIV-04917 en mi caso.



Sólo la correa B-P-034, compatible con los BR 01, BR 03 y BR-X1 se vende por 100€, a sumar la hebilla de 170€ en acero (FA-I-012), 190€ en acero PVD negro (FA-IC-008) o 3.000€ si la queremos en oro rosa de 18 kt (FA-OR-006). En las mismas condiciones, la correa de lona B-F-004 que incluye hebilla de acero cuesta solamente 70€.



Me sorprende que ninguna de las reseñas que hay publicadas en la web, y cuando digo ninguna es ninguna (aBlogtoWatch, ni WatchTime, Monochrome Watches, Escapement Magazine, Deployant, Timepieces Blog, Exquisite Timepieces, Time and Tide, …) hayan sido capaces de proporcionar algunos datos que me parecen indispensables, y que la marca no ofrece en su web. No hablan del peso del reloj, ni del ancho de la correa. Lo que es más grave, en ellas tampoco hay ninguna que ofrezca las especificaciones correctas en cuanto reserva de marcha del movimiento, puesto que no coinciden ni con las que da BR ni con las de Sellita. Vamos, que ni han sido capaces de leerse la nota técnica que mencionaba en la introducción y donde la marca concreta claramente las «aproximadamente 40 horas».



Como yo soy de los que prefiere aportar os diré que he medido un peso de 151 gramos, y que el ancho de la correa a la altura de las asas es de 24 mm, algo que se indica en la inscripción del interior. También que según los datos oficiales de Bell&Ross su reserva de marcha es de 40 horas, aunque de ese aspecto hablaremos cuando toquemos el movimiento en la siguiente sección.



Es una correa de caucho azul a juego con el cromatismo de la esfera y el bisel. Es cómoda a pesar de su grosor. Según la marca es apta para casi todos los anchos de muñeca con diámetros de entre 16 cm y 19 cm.



La hebilla es de acero inoxidable cepillada y va firmada por BR (Bell&Ross).



Movimiento

Barriendo para casa, encontramos en su interior una maquinaria BR-CAL 302, es decir, una base Sellita SW300-1 que como todos sabéis, aunque suiza es propiedad del español Miguel García. El SW-300 es un clon del ETA 2892, y que a la sazón, es 1 mm más delgado que el más habitual SW-200/ETA 2824.



Oscila a 28.800 vph, cuenta con 25 rubís y dispone de rotor de carga automática bidireccional, parada de segundero y remonte manual. En cuanto a prestaciones, en Bell & Ross indican que su reserva de marcha es de aproximadamente 40 horas, mientas que en Sellita la cifran en como mínimo 42 horas.



Se desconoce de qué grado de acabado han partido en B&R, según las especificaciones técnicas (6,6 MB. en formato PDF) de Sellita lo ofrecen en tres acabados equivalentes a los de ETA: Spécial (Élaboré), Prémium (Top), o Chronomètre, así que sus desviaciones medias están entre +/-5 segundos por día y +/-2 segundos/día.



Sensaciones

Al ser cuadrado se siente más voluminoso de lo que serían 42mm en un reloj redondo, a simple vista diría que aparenta 44mm-45mm. Sin embargo es bastante delgado, y se siente mucho más plano que sus 12,2mm de altura, resultando cómodo en la muñeca pero también llamativo. Es inevitable que los que están a nuestro alrededor se fijen en el reloj. Me gusta su peso, muy parecido al de un reloj con brazalete de acero porque sientes que el guardatiempo está en la muñeca, que te acompaña. En mi muñeca de 17-17,5 cm, la longitud de la correa es perfecta, aunque quizás hubiera preferido que la trabilla fuese también de acero inoxidable como la hebilla.



La sensación de llevar un instrumento de vuelo en la muñeca, unido a sus resistencia a las inmersiones lo hacen de un reloj apto para todo. El diseño es bonito desde cualquier ángulo, y como es natural, su calidad de acabados está a la altura de lo que cabría esperar en un reloj de lujo.



Conclusiones

Con un precio de tarifa de 3.300€ entre sus competidores Bell&Ross tiene por debajo a marcas como TAG Heuer y Omega y por encima Tudor o Blancpain. En primera instancia, no creo que la decisión de compra se rija por la calidad que ofrece, sino más bien por sus valores y trazos aeronáuticos. En ese sector, con marcas como Hamilton, Gavox, Breitling o IWC, ninguna de ellas ofrece el estilo de panel de instrumentos que nos dan en B&R.



▲ Más▼ Menos
Diseño reconocible y actualizado
Calidad de primer nivel
Precio elevado
Bisel de aluminio en vez de cerámica en esta versión









19 comentarios en “Bell & Ross BR 03-92 Diver Blue”

  1. Buenos días D. Javier y demás lectores.

    Este reloj es otra liga, por tanto se mueve dentro de cantidades economicas altas y detalles sutiles y exquisitos.

    Me llama la atención la caja cuadrada y el reloj en medio. También la relación con la aeronáutica y es medio español.

    Lo veo elevado de tamaño, creo q por su forma, para vestir ( formal) y, también lo veo llamativo.

    Si lo has adquirido enhorabuena. De todas maneras, precisa revisión y presentación, por ello enhorabuena tambien.

  2. Un reloj llamativo y que se sale de lo habitual por ese marco cuadrado, eso si, lo veo pasadisimo de precio. El pavonado esta muy chulo, le da mucho carácter.

  3. Un reloj para los domingos!!!!!
    Reloj extraordinario, una reseña con la calidad acostumbrada.
    Pues que puedo decir, el reloj se puede usar con mezclilla o traje, pues nadie se va a fijar en las ropas, es un reloj bellísimo y bien construído, si, un poco caro, pero creo tiene lo mejor de los tres mundos, (piloto, buzo, gentleman), para mí es muy buen reloj y si logro juntar los escudos que vale lo compraría.
    Saludos a todos, muy buena foto Guti, gracias por esta reseña que nos hace soñar.

  4. La verdad, que el reloj es 100% original, un diver alternativo, con esa mezcla de reloj aeronáutico y de buceo, que escasas firmas de relojería sabrían conjugar, caso de Bell & Ross o Breitling, por ejemplo.

    Sin embargo, en un diver como éste, hay que reconocer, que se paga más la imagen y el diseño, que la propia tecnología o innovación relojera. Porque 3300€ por un diver, supuestamente certificado como tal, y que monte un Sellita… yo no los pondría de mi bolsillo. Por un poco más (3400-3600€), te puedes ir a por un «submariner» de Tudor, con calibre manufactura, espiral de silicio y certificación COSC, lo cual ya el precio lo merece.

    No obstante, muy buena review (como siempre) para un reloj diferente y que apenas se ve en muñecas a diario.

  5. Por cierto, parece que se está volviendo a las cajas de 39-40mm en los diver. Tudor recientemente ha lanzado esta joyita, con una relación calidad/precio tremenda para la categoría en la que se mueve este reloj:

    https://www.tudorwatch.com/es/familia-de-relojes/black-bay-fifty-eight

    También, creo que merece la pena éste otro, con 41mm y a un precio igualmente razonable para lo que representa Tudor y su innovación tecnológica:

    https://www.tudorwatch.com/es/familia-de-relojes/black-bay-date

  6. Objetivamente yo iría a por un Tudor Pelagos Aaron, algo más caro, pero también manufactura, resistente al agua 500M, y con una estética que me encanta. Claro que quizás yo no valore suficiente el mundo aeronáutico, y sí valoro el relojero, cosa que por historia Tudor saldría vencedor. En todo caso hay clientes para todos los gustos, igual que hay relojes para casi cualquier gusto.

  7. A mi esos tamaños se me hacen algo pequeños Aaron, más aún en un reloj de buceo. Creo que el caso de los Black Bay es un homenaje a los Black Bay de antaño, respetando más o menos su tamaño. Es verdad que a nivel de comodidad cuanto más pequeño y sobre todo más plano, más cómodo es, pero eso implicaría volver atrás, a cuando el tamaño de los relojes para hombres eran de 34mm o de 36mm.

  8. Pues sí Guti, 39mm se me hacen pequeños a mí también. Creo que para un diver, 41-43mm son idóneos y quedan bien en la mayoría de muñecas. De momento, estoy muy contento con mi Certina DS Action Diver de 43mm, el cual me parecía algo grande cuando me lo compré en 2017. Tengo una muñeca tirando a pequeña, pero el DS Action se adapta muy buen a ella, gracias a sus medios eslabones de armis, cosa que sólo posee Certina y Mido en sus divers. Tuve un Oris Aquis con esfera azul morada y bisel cerámico negro mate, y créeme, que sus 1800€ de PVP no valen la pena al lado de un Certina con una ISO 6425. Llegados a este punto, cada vez soy más objetivo con la relación calidad/precio que un reloj te puede ofrecer. Me he dado cuenta, que pagar más no significa tener algo mejor, y por ende, disfrutar más. Vendí el Oris, porque fue una compra no deseada, y porque sus 1800€ (me costó bastante menos con descuento) no me transmitieron lo que un Certina de 700 y pico euros y certificado Diver si me transmite.

  9. Exagerado el tamaño del cuadro (una diagonal de 5.9 centimetros si es que recuerdo el teorema de Pitagoras bien), para no haber agregado nada de funcionalidad.

  10. Que pasada de reloj, impresionante, y el tono azul intenso es alucinante. El grabado y fijación en los detalles llega a la correa, que es también muy llamativa en su diseño. Me encanta la ventana fechadora, casi imperceptible, no rompe la estética, y cuando la necesites la puedes consultar. Un gran acierto.

    Y ya que discutís de tamaño, permitidme discrepar porque me parece el tamaño ideal.

  11. Buenas noches queridos lectores.

    En cuanto el tamaño como decía Javier krahe «todo depende de la relatividad» yo soy más de tamaños discretos no superiores a 42 mm e incluso pequeños.
    Si que observo una reducción de tamaño en diferentes marcas, porq los mercados potenciales son asiáticos y ellos son más de tamaño comedido.
    Eso ley en un foro americano ( pero mi nivel de inglés es malotmalo a peor).

    Buenas noches caballeros.

  12. Tenemos las mismas preferencias Aaron. Mientras que en un reloj de vestir, para mi lo ideal es de 40-42, en un diver debe ser al menos superior, siendo mi límite 44mm. Aunque muchas veces también depende del diseño del reloj y 46mm se llevan bien.

    De los precios también es así. No siempre pagar más significa obtener más, y ahí están los chinos por ejemplo. En cuanto a Oris, tengo una review para publicar en breve y de momento nada que objetar, una calidad sin ninguna duda. Otra cosa es que ese modelo en concreto te llegue más o menos, y ahí si que es una cuestión muy personal.

  13. Tiene sentido Sergi, en Asia son más chiquititos así que seguro que un reloj más pequeño les encaja mejor. Fuera del aspecto físico, creo que en general son también una cultura más discreta, sobre todo los japoneses, no les gusta mucho llamar la atención así que eso refuerza su gusto sobre los relojes pequeños.

    Por otro lado, también hay auténticas paelleras tipo Panerai, G-Shock, Invicta o Hublot que tienen mucho éxito. Me imagino que entre raperos o estrellas de la NBA.

    Que tengas un feliz día amigo.

  14. Esta es una marca y un estilo que me gusta por sus rasgos distintivos, con el agregado de que el sistema de apertura para la caja es simple e inteligente a la vez… aunque uno jamás se atreva a abrir el reloj. Cuatro tornillos en el fronta para un reloj «herramienta» … es raro que no se le haya ocurrido a otros diseñadores anterioremente.

    Tal vez no se considera cool ver cabezas de tornillo, yo qué sé. Pero ha sido un maravilloso modo de relacionarlo con la aeronáutica

    Creo su estética en el futuro será casi tan «famosa» como la de los Panerai y su único «pecado» es ser de reciente creación. Pero tengo mis dudas en cuanto a cómo será el futuro. Tal vez tengamos implantado un chip en el cerebro que nos de la hora y no tengamos que usar reloj. O más probablemente por las extrapolaciones que hago de la realidad actual seamos tan idiotas que no podremos ni ver la hora y el mundo estará manejado y gobernado por maquinas.

    Y más allá del reloj y su estética me parece formidable el trabajo de marketing de este tipo de marcas, pequeñas pero conocidas e identificables

  15. Se mezclan muchas cosas Arcano_0. El marketing indudablemente es una de las claves del éxito hoy en día, o al menos el buen marketing, que eso es lo difícil, acertar en lo que se quiere decir, en cómo hacerlo y en a quién. A mi también me gusta el mundo de la aviación, tal vez sea por eso que se nota mi pasión al hablar del BR 03-92 o de cualquier B&R.

Deja un comentario