Mitch Mason Watches Chronicle (Prototipo)

Habiendo visto el Briston Clubmaster Iconic ahora cambiamos completamente de estilo, país de origen y de marca pero sin dejar de lado las reviews de relojes. Cuando publiqué el anuncio del Lanzamiento del Mitch Mason Watches Chronicle y su versión original en inglés aquí me quedé con unas enormes ganas de probar este reloj.

A falta de la versión de producción me han hecho llegar uno de los prototipos para poder capturar de primera mano mis impresiones acerca del mismo. Tan pronto como se lancen las primeras unidades de producción durante febrero de 2021, también reseñaré el reloj, lo que me servirá para tener una impresión definitiva y analizar sus modificaciones. En esta reseña me voy a centrar en el prototipo tal cual es, aún a sabiendas que habrá diferencias en comparación con la versión definitiva. En todo caso, os iré adelantando aquí los cambios que desde Mitch Mason está aplicando ya a la versión de serie.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 36,5mm de diámetro sin contar la corona. 13,5mm de alto (12mm sin contar el cristal)
CoronaRoscada de acero
EsferaGris
BiselFijo de acero inoxidable
CristalZafiro
Lumen
TraseraAcero inoxidable roscada
CorreaCuero gris de 20mm de ancho
FuncionesHora, minutos, segundos
Resistencia al agua10 ATM
PesoN/D
MovimientoSellita SW-200-1 26 rubís. 28.800 vph
ComplicacionesCarga automática con rotor bidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones38h de reserva de marcha. +/-12 segundos/día
OrigenSingapur
Garantía1 año
PVP449$ (379€ al cambio). Oferta Kickstarter 329€
DistribuidorMitch Mason Watches / Kickstarter

Presentación

Mitch Mason entrega el Chronicle en una caja de cartón de color antracita firmada por Mitch Mason Timepieces en caracteres negros. Es aparente, pero nada del otro mundo en ese sentido.



Al abrirla nos encontramos con la diferencia. Un estuche o watchroll de cuero genuino con costuras en blanco y una robusta hebilla metálica plateada.



El interior está igualmente cuidado con un tejido en color algodón sin teñir y capacidad para tres relojes. La zona con cremallera nos permite guardar la documentación del reloj.



La pestaña de algodón sirve no solamente para cubrir y proteger los relojes, sino que la podemos usar a modo de gamuza para limpiarlo. Tanto el exterior como el interior van firmados, reforzando así la sensación de calidad que ofrece esta pieza de marroquinería. Que no sólo respeta la filosofía del reloj, sino que además es práctica.



La dotación del prototipo no incluye ningún tipo de manual, pero sí un par de tarjetas con sus características más importantes y los cambios que se están aplicando al modelo de producción. Aunque en el repaso los iremos desglosando, son estos:

– Movimiento Miyota 9039 en vez de Sellita SW-200-1.
– Resistencia al agua de 200M en vez de 100M sin cambios en el grosor.
– Corona con número de hendiduras reducidas y de mayor profundidad para mejorar el agarre.
– Mejores acabados y menores tolerancias.
– Manecilla segundera acortada para tocar exactamente el anillo exterior de los segundos.
– Cristal con 5 capas de antirreflejos en el interior en vez de una interna y otra externa.



Introducción

Mitch Mason Watches es una firma con sede en Singapur, fundada en el año 2019. Su máximo responsable es Benedict Ong, quién decidió lanzarse en 2020 a una campaña en Kickstarter para conseguir financiación para su primer reloj, el Chronicle. Necesitaba unos 27.000€ para lanzarse adelante, cifra que consiguió en los primeros cinco minutos de la campaña y que llegó finalmente a recaudar más de 100.000€ correspondientes a 236 pedidos.



Su objetivo es el de crear piezas de relojería con diseño vintage pero funcionalidad actual. Relojes atemporales para toda la vida. La denominación es una transliteración al inglés de «mɪtʃ» (Mitch), aquel que juega sin esforzarse y a la vez de «meɪs» (Mason), aquel que posee grandes habilidades. Una dicotomía que para la marca simboliza el espíritu que posee al romper las reglas de la industria.

Field Watches surgidos durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los hombres, impulsados por la contingencia bélica (las mujeres ya lo hacían como reloj-joya), dejaron de usar relojes de bolsillo para comenzar a usar relojes de pulsera. En Mitch Mason han decidido permanecer fieles a aquel diseño, prueba de ello es su diámetro de 36,5mm, un tamaño que era considerado grande en su época, pero que hoy choca con las mastodónticas dimensiones que suelen partir de los 40mm.

Inicialmente está disponible en cuatro variantes, en las que cambia el color de la esfera de los numerales y de las manecillas:
Steel Blue: Esfera azul, numerales en blanco y segundera naranja.
Jet Black: Esfera negra, numerales en blanco y segundera plateada.
Desert Sand: Esfera crema, numerales en negro y segundera plateada.
Field Grey: Esfera gris, numerales en blanco y segundera azul.



Suponía que mi versión favorita sería la más tradicional, con la esfera crema, la Desert Storm, sin embargo viendo a simple vista la Field Grey con ese atractivo contraste es difícil no sentir algo especial.

No es la primera marca de Singapur que reseño, me vienen a la mente el Aries Gold La Oro, el Venturo Field Watch #2, el Vario Empire o el Spectre Time Phantom II.

Diseño y construcción

La caja es de acero inoxidable 316L con casi todas sus superficies pulidas a espejo. La excepción son los laterales facetados que están cepillados en mate. Su tamaño es de solamente 36,5mm sin contar la corona. Una cifra que en la actualidad consideramos a unisex, pero que en la época de los relojes de pulsera correspondía a un reloj de generosas dimensiones para caballero. Con sólo 12mm de altura (13,5mm contando el cristal) es también muy plano para ser un reloj automático. No se ve descompensado entre su diámetro y su grosor.



La corona es de buen tamaño, primando en este sentido su facilidad de manipulación contra la estética. Algo que a mi modo de ver desentona un poco. Es roscada, algo conveniente con una resistencia al agua de hasta 100M (10 ATM), que es mucho más que otros relojes de campo actuales y que aún así se verá doblada hasta los 200M en el modelo de producción. Va firmada por la marca y de cara a la versión de producción han previsto reducir la cantidad de relieves y hacerlos más profundos con la finalidad de facilitar más aún su uso y mejorar el agarre. No creo que como está ahora sea ningún problema, si bien toda mejora es por supuesto bienvenida.



La esfera es de un color gris muy conseguido. A veces tiende al azul turquesa verdoso, y otras veces hacia un gris oscuro. El acabado es ligeramente brillante, pero no espejado, prescindiendo de cualquier efecto tipo tornasolado que es lo adecuado en un reloj así. Todas las leyendas y las marcas van pintadas en color blanco.



Las manecillas son de tipo catedral con el contorno metálico espejado, gruesa la horaria y más estilizada la minutera. Un toque muy vintage que hace destacar la manecilla segundera pintada en color azul. Es una combinación que me parece fabulosa, que le proporciona el contrapunto para hacer saber que es un reloj actual, pero que a los que sean más puristas puede que no agrade. Para ellos, la Desert Sand o la Jet Black más monocromáticas serían una mejor opción. Tienen la longitud correcta, algo en lo que suelo fijarme mucho y que denota la atención a los detalles de Mitch Mason. La segundera llega hasta el extremo del dial, pero en la versión de serie será acortada para llegar justo hasta el marcador.



Me agrada la concesión en cuanto al cristal que en vez de plexiglás/hexalite como en su época ahora es de zafiro abombado aprovechando todas las ventajas actuales. Lleva tratamiento antirreflejante en la cara interna y en la externa La convexidad de 1,5mm de altura simula el aspecto de entonces. Lleva tratamiento antirreflejante en la cara interna y en la externa, sin embargo por su forma, la superficie de la esfera totalmente lisa y el bisel interno de acero inoxidable inevitablemente produce reflejos. No son incómodos, pero sí que a veces dificulta la lectura del reloj. Es por ello que la empresa ha previsto mejorarlo con nada menos que 5 capas de AR para la versión definitiva.



El lumen nos sorprende. No son los numerales los que llevan material luminescente aplicado, sino los índices y las marcas que hay sobre los numerales. En la oscuridad le da un toque misterioso y diferente. El compuesto aplicado es Swiss Super-LumiNova® en color Old Radium que proporciona buen aspecto y buen rendimiento. Aunque me gusta más la opción que han decidido para las Jet Black y Steel Blue en donde la esfera sigue un diseño tipo sandwitch con lumen aplicado bajo ella. De ese modo se consigue que los numerales horarios, en estas versiones huecos que dejan mostrar la capa inferior, también se iluminen.



La trasera es de acero inoxidable y va roscada. Es ciega aprovechando esa superficie para mostrar un grabado con el escudo de armas de Mitch Mason. Llama la atención que no tenga nada que ver con el logotipo de la marca. El motivo es que es un homenaje a la temática de las campañas militares más antiguas.



La correa es de cuero italiano de becerro acabada en ante de 20mm de ancho. Eso le da un toque muy vintage, muy artesanal que se combina con la modernidad del color gris a juego con la esfera. Las costuras son en blanco y va firmada en su parte interior. Un detalle que se ve con poca frecuencia es que la trabilla está también firmada, al igual que la hebilla de acero inoxidable. Como la caja, esta combina las superficies mates y brillantes. Lleva sistema de cambio rápido de correa en su interior. Se vende como reemplazo a 45€. Viendo las fotografías, el armis o brazalete acero inoxidable me parece estupendo, tanto por su diseño como por la calidad que aparente. Se puede comprar por 89€.





Según mis mediciones el peso es de 79g. No hay sorpresas en ese sentido, viene siendo lo habitual en un reloj de carga automática con correa de cuero.

Movimiento

El prototipo del Mitch Mason Watches Chronicle monta un atractivo calibre de origen suizo Sellita SW-200. El mismo que llevan los Raymond Weil Freelancer o los Christopher Ward C65 Trident Automatic. Se trata de un clon del ETA 2824-2 que al igual que éste me gusta mucho. Late a 28.800 vph, ofrece carga bidireccional, 38 horas de reserva de marcha y una desviación media de +/-12 segundos/día. Cuenta con parada de segundero y posibilidad de remonte manual, siendo además muy agradable a la hora de dar cuerda o de ajustar. Es también muy fiable y conocida, así que siempre podremos encontrar a un relojero cualificado que sepa repararla. Puedes descargar sus especificaciones técnicas (3,2 MB. en formato PDF).



El defecto que tiene es que el SW-200 es un calibre con fechador, una complicación que el Chronicle no equipa, así que sufrimos con la posición fantasma de la corona. En su segunda extracción, dedicada al quickset o ajuste de fecha no hace nada. Es por ello que esta maquinaria va a cambiar en el modelo definitivo por un Miyota/Citizen de la serie premium. El 9039 que viene de fábrica sin fechador. Eso lo hará más semejante a los Benrus Field que han optado también por una maquinaria Miyota 9000, sólo que los estadounidenses se han decantado por la 9015 con fechador. La ausencia de fechador en el Mitch Mason la veo como una virtud, siendo más fiel a los modelos originales de 1940.



La semejanza con el prototipo del York & Front Burrard es grande. Ahí también equiparon un SW-200 para después usar un STP 1-11 en los relojes terminados. El STP1-11 me parece una opción superior al Miyota.



Adelantándome a la versión final, os enlazo a las especificaciones del Miyota 9039 (553 KB. en formato PDF) y del STP1-11 (4,9 MB. en formato PDF) para que podáis comparar.



De cara a futuro estaría muy bien tener un modelo de remonte manual, una opción que rivalizara con el Hamilton Khaki Mechanical.



Sensaciones

Lo primero que pensaba es que el reloj se me haría pequeño con sus 36,5mm y 43,5mm entre asas. Ciertamente es menor de lo que estamos acostumbrados, pero de algún modo parece algo más grande. Yo diría que se lleva como los 38mm del Vario Empire o del Stoic World The Pilots. Condicionantes estéticos aparte, sus contenidas cotas hacen que repose completamente sobre la muñeca, incluso en brazos bastante delgados. Así que es muy cómodo para cualquiera. Cabe sin problemas bajo mangas ajustadas, incluyendo los puños de una camisa. Su diseño es conservador salvo por el segundero, así que resulta muy discreto, pasando desapercibido incluso si lo llevamos con manga corta.



Me encanta como se ve la esfera una tonalidad de gris que nunca había visto antes, y que como decía al principio a veces se ve de un verde aguamarina que es estupendo. La manecilla segundera azul moviéndose a 8 hercios le da colorido y vitalidad.



Los acabados me parecen muy buenos, no se ven fallos y todo está terminado con calidad. La marca afirma que en la versión definitiva serán aún mejores, así que no me cabe duda que estarán a la par, sino por encima de los de un suizo de gama media tipo Certina o Tissot.

Conclusiones

El Mitch Mason Chronicle deja un buen regusto. El reloj es muy bonito, a la vez que es un homenaje muy fidedigno de los relojes militares de 1940 con sutiles acentos de modernidad. Combina lo viejo con lo nuevo para poner en el mercado algo especial que demuestra que los diseños de antaño todavía no han sido superados, pero la técnica ha evolucionado bastante. Si todas estas virtudes son solamente del prototipo, estoy seguro que la versión final será realmente fantástica.



Quizás más adelante podríamos esperar una variante de superior diámetro, tal vez entorno a los 38mm a 42mm para competir con la oferta de Hamilton y para adaptarse a los gustos de aquellos que no valoran tanto que el tamaño siga las consignas de los relojes de campo de la época.



Hay muchas reinterpretaciones modernas de los relojes de campos, desde el Venturo Field Watch hasta el Hamilton Khaki Field, quizás este último sea su principal rival con un precio ligeramente superior al Mitch Mason, entorno a los 525€. El mencionado Benrus Field cuesta 1.095$, así que es mucho más caro. No he podido probarlo, pero a tenor de sus características, me parece que queda algo por debajo del Chronicle.



▲ Más▼ Menos
Diseño fiel a los relojes militares
Buenos materiales y acabado
Tamaño reducido

9 comentarios en “Mitch Mason Watches Chronicle (Prototipo)”

  1. En este tono, me recuerda muchísima al Alpinist. Lástima que es del mismo diámetro. Creo que le hubiera venido bien un fechador, por que aparenta demasiado espacio en blanco, sobre todo a los lados. Quiza si el 3 y el 9 estuvieran un poco mas grande, o con un marcadorcito que los moviera mas al centro

  2. El reloj es muy bonito, bien fabricado y el tamaño es como el del 168 de Casio, no hay ningún problema con ello!
    Excelente trabajo Guti y muchas gracias por tu tiempo mi amigo.
    Saludos a todos y cuidense mucho por favor.

  3. Buenas noches D. Javier, D. Ricardo, D. Kabe, D. Jostma, D. Fernando y resto de lectores.

    Pues la verdad Javier que el reloj es atractivo, me gusta su forma. En cierta forma me parece un reloj con una buena composición y diseño. Me llama la atención el tipo de la saeta horaria (Iglesia) has mencionado. El tamaño me parece muy correcto, para lo que evoca pero alejado de los estándares actuales (de 40 mm para arriba).
    La composición cromática me parece de un buen gusto.

    Gracias por traernos este prototipo, ojala mantuviesen la forma y el movimiento.

    Cuídense amigos, por favor, tengan especial cuidado y extrema higiene.

Deja un comentario