';

Citizen Mechanical Diver 200m (NB6021-68L). Review

Desde hace unos meses con la Entrevista a Alberto Magliola de Citizen Watch Ibérica, dejaba entrever que el NB6021 era un reloj que me encantaba, de hecho la pieza que hacía falta en Citizen Watch Co, un reloj que por fin lo tuviera todo. A saber: Movimiento automático de calidad en vez de los 82xx y 83xx, cristal de zafiro, y por supuesto el reconocible SuperTitanium exclusivo de la marca japonesa. Por aquel entonces aún no lo sabía, pero resultó ser que los de Citizen decidieron que ese modelo no llegara a España, Portugal ni Italia, en favor del Promaster Diver NB6004-83E que pensaban era más apto para esos mercados.

¿Quieres saber que tiene el NB6021 que no tenga el NB6004? ¿Cómo he podido comprarlo en España sin tener que pagar aduanas? ¿Por qué se le ha denominado «Fujitsubo«? Todos los detalles a continuación…

Ficha técnica

Género Hombres
Caja Titanio. 41mm de diámetro sin contar la corona. 12,3mm de alto
Corona Roscada de titanio
Esfera Azul
Bisel Rotativo unidireccional de aluminio
Cristal Zafiro
Lume
Trasera Titanio roscada
Correa Titanio de 20mm de ancho
Funciones Hora, minutos, segundos, cronógrafo
Resistencia al agua 20 ATM (ISO 6425 Diver’s 200m)
Peso 101g
Movimiento Citizen 9051. 24 rubís. 28.800 vph
Complicaciones Carga automática unidireccional. Remonte manual, parada de segundero
Prestaciones -10/+20 segundos/día. 42h de reserva de marcha
Origen Japan Movement
Garantía 3 años
PVP 749€ (Oferta 674€)
Distribuidor Citizen Watch Europe / Ocarat (ZAFRESPA SL)

Introducción

Al principio os adelantaba diferentes preguntas que iba a responder. ¿Es verdad que oficialmente no llega a España? ¿Y, por qué? Pues es cierto, la razón es que consideran al NB-6004 de tamaño más voluminoso (46mm en vez de 41mm) y líneas más agresivas un mejor candidato en un reloj de este tipo. El ¿Quieres saber que tiene el NB-6021 pese a estar igualmente certificado como reloj de buceo, perfectamente podría pasar por un usable skin-diver.

La segunda cuestión es entonces cómo podemos comprarlo en España. Obviamente la primera opción sería importarlo, pero entre gastos de aduanas, aranceles y gestiones, el incremento de precio va a ser notable. Por suerte tienes ocarat.es la tienda online española con sede en Zaragoza, y que es filial de la francesa ocarat.com con sede en París. De esa manera, ellos no se nutren de Citizen Iberia, sino que pueden hacerlo desde Citizen Watch Europe la filial Europea sita en Hamburgo, que se ocupa del resto de mercados europeos, salvo los mencionados España, Italia, Portugal y Reino Unido.

Enlazando los temas, esa es la razón por la que pese a su PVPR, o mejor dicho MSRP de 995$ en EE.UU, aquí llega con una tarifa de 749€, todo ello al estar vendido desde Europa a España, sin costes adicionales en cuanto a impuestos. Un hecho que llama la atención considerando que si visitamos tiendas online como Amazon o eBay, lo encontraremos a un precio bastante más elevado que en Ocarat.

Queda por ver la importancia de este modelo, y es que está rodeado de una interesante historia de esas que tanto nos gustan. Anunciado en marzo de 2022, los Citizen Promaster Mechanical Diver 200m toman la inspiración de un viejo Citizen Challenge Diver 62-6198, un reloj en producción durante la década de 1970, y del que se encontró una unidad de 1977 en el año 1983 en la playa australiana de Long Reef Beach cubierto de percebes, pero en perfectas condiciones de marcha pese al tiempo sumergido en agua salina que había transcurrido. Se desconoce cuánto tiempo exactamente pasó en inmersión, pero a juzgar por la cantidad de moluscos que se encontraron, fueron con seguridad varios años. El percebe, en japonés Fujitsubo, es justamente lo que ha hecho que este modelo se haya ganado ese apodo no oficial por parte de los aficionados; por su traducción al inglés, puede que también lo escuchemos como «Barnacle».

Con diferentes palabras en diferentes idiomas y acompañadas siempre de la imagen que yo también os he mostrado, todo lo anterior es lo que hemos podido leer en decenas de medios; hasta donde yo sé, sin que ninguno haya cotejado su veracidad. No tengo motivos para desconfiar de Citizen que es quien ha difundido esa intrahistoria, si bien es cierto que tiene bastantes puntos de duda. ¿Si el reloj se encontró en 1983, por qué esperar 39 años para relanzarlo? ¿Por qué entonces no esperar a 2023 y conmemorar el 40 aniversario de su encuentro? O tal vez, ¿por qué no haberlo presentado en 2012 o en 2002? Sea como fuere, el dicho de «Entre la verdad y la leyenda, escoge siempre la leyenda», me parece un buen contexto para este reloj.

Militando en la apreciada gama Promaster y dentro de ella en la familia o subgama Marine, estos Mechanical Diver 200 M constan de solamente dos variantes:

NB6021-17E: Esfera negra, inserto negro y correa de caucho negra.
NB6021-68L: Esfera azul, inserto azul y brazalete de titanio.

Presentación

Al igual que ocurre en otras marcas globales, la configuración del packaging se deja en manos de las filiales. No son iguales los de USA, que vienen con la impresionante bombona de buceo Promaster, que los japoneses que tienen una caja más ancha.

Todo empieza con el detalle de la bolsa textil con el mensaje de «ceci est un cadeau» (esto es un regalo) que entregan en Ocarat, siempre es agradable, en especial si verdaderamente se trata de un regalo, ya sea para uno mismo como para un tercero. Eso sí, incluir la consigna también en español habría sido de agradecer.

Dentro está la caja del reloj, común a la mayoría de modelos de Citizen, en cartón de color negro y firmada por Citizen.

Llama la atención que en vez de manual de instrucciones, lo que venga es una lámina de Porexpán con el mismo tamaño que tendría el manual. Desde la tienda online me confirman que no se trata de un error, sino de un cambio que poco a poco están aplicando los de Citizen. No es de mi agrado, que a diferencia de la mayoría si valoro este tipo de material físico y que además me gusta leer, entiendo que las consideraciones medioambientales hayan llevado a prescindir del material en papel, a fin de cuentas está disponible online, pero si esa va a ser la tónica general, qué menos que rediseñar la caja para así eliminar el especio que ocupaba el manual, y quitando el poliestireno expandido que no hace más que de calzo, y que tampoco es que sea muy sostenible.

Dentro de ella encontramos la caja en sí misma, fabricada en cartón negro de buena calidad y procedencia reciclada que igualmente va firmada.

Cuando la abrimos vemos el conocido guarnecido interno en símil piel.

La dotación es más bien escueta, algo que creo que incentiva la idea de gastar el dinero en el reloj, y no en el material que lo acompaña. Con la salvedad de las tarjetas de garantía, y la etiqueta del reloj, los de Citizen Watch Company no nos entregan nada más.

No así en Ocarat, que ofrecen como servicio extra y totalmente gratuito a todos sus clientes la posibilidad de entregarnos el reloj con el brazalete ajustado a nuestro tamaño. Es un gesto que valoro muchísimo y que hasta ahora sólo había visto en marcas de lujo y no en tiendas. Resulta conveniente porque te evitas tener que acudir a tu relojería habitual para que te ajusten un reloj que has comprado en otro sitio. Además, nos quita la molestia de hacerlo nosotros mismos, que en este caso siendo titanio, podríamos haber terminado rallando. Los eslabones sobrantes se devuelven en una bolsita tipo zip para que los conservemos por si en algún momento los necesitamos.

Diseño y construcción

La caja tiene 41 milímetros de diámetro sin contar la corona. Hace unos años se habría considerado un reloj pequeño, mientras que en los tiempos del Challenge Diver original, era considerado un reloj pequeño. A día de hoy con la tendencia a reducir el tamaño creo que es una medida muy actual. A diferencia de otros relojes de buceo certificados, es también bastante plano, solamente 12,3mm de grosor, algo que hace que visualmente no parezca «cabezón».

Lo realmente diferencia de este reloj, y sin duda uno de los atractivos que a día de hoy sigue diferenciando a Citizen de otras marcas, es su material. No hablamos de acero inoxidable 316 como solemos estar acostumbrados, sino de titanio. En realidad Super Titanium, es decir, titanio con el tratamiento propietario Duratec de Citizen, y que en este caso es de tipo TIC (antes llamado Ti + IP) que ofrece una dureza de 1.000 a 1.200 Hv. No me extenderé nuevamente en todas las ventajas (y algún inconveniente) que proporciona el titanio en la relojería porque lo expliqué en su momento con otro reloj de la misma marca en la prueba del Citizen NJ0090-81A SuperTitanium. Basta decir que lo encuentro el material ideal debido a su resistencia y su ligereza, si bien en este caso el TIC no llega a la altura del tratamiento MRK con dureza de 1.300 a 1500 Vickers. Es precisamente el Duratec/Supertitanium lo que hace que visualmente el metal no se parezca al titanio que todos conocemos, sino que se asemeje al acero. De hecho si no lo tocamos ni lo pesamos, perfectamente podríamos pensar que es acero inoxidable. En este NB6021-68L es cepillado, evitando las superficies espejadas salvo por algunos pequeños detalles.

El bisel está igualmente construido en titanio, ahora con un perfil acabado en brillo. El inserto está fabricado en aluminio. Viendo imágenes oficiales uno habría podido pensar que sería zafiro, pero no es así, como digo es aluminio, pero en un acabado ligeramente brillante que hace que pueda confundirse con la cerámica. Funciona de manera rotativa unidireccional, en este caso con la menos habitual cifra de 60 clicks en vez de 120. Según indican los buceadores profesionales, en realidad no hay diferencia práctica entre los 120 y los 60, solamente es una cuestión de preferencias personales.

La corona funciona a rosca, es también de titanio y lleva la parte frontal espejada y firmada. Es de un tamaño ligeramente más pequeño al que estamos acostumbrados, si bien a la hora de desenroscarla o de extraerla no presenta ningún problema.

Todo lo anterior permite garantizar una resistencia al agua de hasta 200 metros cumpliendo con el estándar de «Diver’s Watch» para relojes de buceo. Citizen es de los pocos fabricante que detallan las normas a las que se adscriben sus relojes de buceo certificados, mencionando explícitamente las variantes de la ISO 6425: ISO6425:1996 e ISO6425:2018. Es decir que está homologado para el buceo profesional con bombona de oxígeno, lo que según la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas, representa una profundidad máxima real no superior a los 60 o 65 metros; si bien no se considera apto para el buceo de saturación con mezcla de gases, motivo por el cual carece de válvula de escape de helio. En todo caso, sólo remarcar que entre un reloj 200M y un Diver 200M, los requerimientos exigidos para cumplir este último son muchísimo más exigentes.

La esfera es de un precioso color azul marino sólido (sin degradados) y mate. Nunca he podido ver un 62-6198 original, pero a tenor de las imágenes parece idéntico. Es mucho más oscuro que el azul marino al que estamos acostumbrados, llegando a parecer casi negro cuando la intensidad de luz ambiente disminuye. Me parece que es muy acertado, ofreciendo un nivel de sobriedad de la que pocos relojes deportivos pueden hacer gala.

Todas las leyendas se encuentran impresas en color blanco: la pista minutera exterior, el contorno de la ventana fechadora a las 3, así como «CITIZEN», «AUTOMATIC» y «DIVER’S 200M TITATINUM». Me gusta ese enfoque monocromático, sin las tan comunes prácticas de destacar el «diver’s» o cualquier otra palabra en colores chillones como el amarillo. Si bien puede parecer más monótono, no cansa y ayuda a evitar distracciones.

Los índices están aplicados, con contornos metalizados pulidos a espejo. Están sobredimensionados a las 12, las 9 y las 6, y truncado a las 3. Soy consciente que muchos detractores criticarán sus agujas, en especial la horaria tipo Mercedes, algo que objetivamente no me parece mal, y que rinde tributo al reloj en el que se inspira. Más cuestionable sería su tronco esqueletizado, una decisión que no aporta ventaja alguna, y que difiere del modelo encontrado en 1977. Por su parte la minutera es de tipo pencil o lápiz, mientras que la segundera adopta una pequeña piruleta casi en su extremo. En todos los casos repitiendo el acabado de las índices, con de contornos metálicos y espejados. Como se espera en un reloj así, ofrecen un buen contraste de lectura.

Una consideración importante en estos relojes es el lume. A la luz del día se muestra entre verde claro y blanco, sin llegar a estar seguro de si es tipo C3 o C1. Antes lo llamaban Natulite, ofrece un buen brillo y una buena duración, pero lejos de ser el más eficaz de todos. Por ejemplo un Citizen Pilot Radiocontrolado con pigmento similar al BGW9, es igual de brillante y mucho más duradero.

Muy curiosa la solución aportada para el cristal, es de zafiro con su superficie plana, pero curvado en su parte interna, entiendo que como forma de atenuar el empuje a altas presiones. Cuanta con tratamiento antirreflejos, aunque no se nos dice ni de qué tipo, ni de cuantas capas. En cualquier caso, funciona muy bien, permitiendo consultar el reloj sin incómodas reflexiones. Debido a la forma del cristal a veces nos dará la impresión que el perímetro está biselado. En realidad no es más que el reflejo del bisel interno (que es metálico en color titanio), con la parte externa del cristal.

La tapa trasera obviamente es también de titanio, y con cierre roscado que es mi favorito y el que más adecuado para el agua. Grabado en su perímetro se muestran las especificaciones más importante, entre ellas el calibre, el número de serie único del reloj, la certificación Diver’s 200M, y la resistencia a campos magnéticos de hasta 16.000 A/m. Dos consignas a destacar; una de ellas que es «Japan Mov’t» en vez de «Made in Japan», esto es, el reloj ha sido fabricado y ensamblado fuera del país nipón, si bien la maquinaria, así como su encajado si se ha llevado a cabo en Japón. La otra el «Service center repair only», es decir, que solamente se puede reparar en un servicio técnico oficial de la marca, del cual desconozco el argumento o la justificación, pero que para los que vivan en pequeñas localidades puede resultar un inconveniente.

Monta un brazalete metálico, por supuesto también de titanio como el resto del reloj. Es muy sólido, pero gracias al material que usa, muchísimo más ligero de lo que estamos acostumbrados. Va firmado en el cierre, que opera mediante pulsadores e incluye bloqueo de seguridad. Inmejorable en ese sentido.

¿Inmejorable dije? Pues sí que se puede mejorar, porque incluye también una extensión de buceo que se desbloquea simplemente mediante otro pulsador adicional.

La curiosidad es que se nos declara su origen, el del brazalete, con un «Band Made in China». Me sorprende que usen la palabra «band» en vez de la de «bracelet».

En cuanto al peso, la marca declara una cifra de 101 gramos, es muy ligero incluso considerando que a igualdad de resistencia el titanio es aproximadamente un 40% más ligero que el acero, ya que en el mejor de los casos suponiendo que todos los componentes fueran de este material, hablaríamos de unos 140g de equivalente. Por mi experiencia, un reloj de estas dimensiones y de acero 316L, rondaría los 150 o 160 gramos. Puesto en la balanza de precisión calibrada he medido 104 gramos en mi configuración (habiendo retirado tres eslabones al brazalete), por lo que con ellos puestos es de suponer que estaríamos en torno a los 115g.

Movimiento

Si por fuera el reloj roza la perfección, por dentro tampoco desmerece. Y es que finalmente los japoneses han decidido apostar por sus calibres automáticos premium, en particular del Citizen Cal. 9051, la versión propietaria de Citizen Watch de su archiconocido 9015 de Miyota Movement. Se trata de un calibre mecánico con carga automática unidireccional, de alta frecuencia (28.800 vph o 4 Hz), con 24 rubís, parada de segundero (hacking) y remonte manual (hand-winding). En cuanto a prestaciones, ambas variantes ofrecen 42 horas de reserva de marcha, sin embargo para la propia casa se reservan la versión mejor decorada y con mejores controles de calidad; lo que la hace pasar de unos prudentes y que siempre son muchísimo mejores, desfases diarios máximos de -10 a +30 segundos por día de Miyota, a estos -10/+20 de Citizen.

Os dejo un acceso a sus especificaciones técnicas (1 MB. en formato PDF), y como comparativa, a las del Miyota Premium Automatic 9000 (785 KB. en formato PDF).

Resulta interesante que mientras en lo relativo a la denominación se han limitado a invertir las dos cifras finales, de 15 a 51 (9015 a 9051), desde Citizen aseguran que hay más cambios internos, motivo que explica que el nuevo 9051 sea antimagnético hasta 16.000 A/m (JWCA tipo 2 de relojes antimagnéticos), es decir, cuatro veces superior a los habituales 4.800 A/m de la ISO 764. Cuidado porque fuentes supuestamente reputadas indican que se trata de 16.000 Gauss (G), lo cual es un sinsentido, ya que ello equivale a 1.273.239 A/m, es decir casi 300 veces más de los relojes antimagnéticos clásicos, y superando los 15.000 Gauss del Omega Seamaster Aqua Terra, o los mil de Rolex Milgauss.

Ante la prueba del cronocomparador, las mediciones obtenidas han cumplido con las altas expectativas que tenía. En todos mis relojes la serie 9000 de Citizen/Miyota se ha comportado excelentemente, sin exceder en ningún caso los 10 segundos diarios. Con la puesta a punto de la mano de la propia Citizen, esos valores deberían ser mucho mejores.

Unos muy buenos 6 segundos al día, con una absoluta homogeneidad y un perfecto error de beat (0,0 ms).

Sensaciones

Para muchos este Citizen es el «Seiko Killer», personalmente no creo que entre en esta batalla ya que no hay ningún Seiko que ofrezca titanio y un calibre más allá del 6R35 a este precio. Por fin es el Citizen Automático que lo tiene todo. La marca japonesa lo ha bordado en multitud de relojes Eco-Drive, pero en mecánicos llevaba un enorme retraso y este Percebe/Fujitsubo lo compensa sobradamente.

En la muñeca resulta extraño. Estoy acostumbrado a relojes de titanio, tremendamente cálidos y ligeros. No obstante, este es el primer reloj de buceo certificado que tengo (el Spinnaker Tesei no era ISO-6425). Sorprende agradablemente llevar un reloj tan robusto y resistente, y que al mismo tiempo es tan liviano. Una sensación que los que estéis habituados a los relojes pesados quizás no os guste, pero que para mí es una maravilla. Eso por no mencionar que si hablamos de resistencia al agua de mar, que es salada, obviamente las características inoxidables del titanio van a ser superiores a las de cualquier acero inoxidable, incluyendo el 304 de Rolex, lo que viene confirmado por el reciente lanzamiento del Rolex Oyster Perpetual Deepsea Challenge (126067).

Puesto que el modelo en el que se inspira (el Citizen 62-6198 «Challenge Diver«), tenía en los años 1970 un diámetro de 40,5mm, parece que la empresa ha tratado de ser fiel a esas cotas, sin embargo, y pese al downsizing actual que está experimentando la industria, tal vez haberlo aumentado hasta los 42 o incluso 43mm, le habría dado un mejor aspecto, pero eso sí, sin llegar a los 46 del NB6004-83E. En todo caso, con una distancia entre asas de 48 milímetros, diría que se lleva en la muñeca como si fuera un reloj de 42 o 43mm. La diferencia está en que el diámetro de la esfera corresponder al de un reloj de 41, por más que visualmente nos parezca más grande.

Derivado de ello está lo que para mí es su punto fuerte, sentir que llevas un trozo de la historia de la relojería deportiva en la muñeca. Unas líneas poco conocidas, pero igualmente icónicas que nos recuerdan el final de esa época dorada de los relojes de buceo mecánicos. Todo ello sin olvidar que ha sido completamente actualizado usando los mejores estándares actuales. A efectos de uso práctico, sus capacidades amagnéticas me parecen de lo más interesante. Con la profusión de aparatos electromagnéticos como antenas, repetidores, alarmas y arcos de seguridad, la ISO-764/DIN-8309 de 1973 se queda ya muy corta, así que triplicarla gracias a sus 16000 A/m aporta muchísima tranquilidad.

Que el inserto del bisel sea aluminio, no es esencialmente un problema, relojes de precio similar como los Glycine Combat Sub también lo montan. Pero un bisel de cerámica o de zafiro, habría sido el lazo que lo habría convertido en un reloj técnicamente perfecto, solventando también la diferencia de colores entre esfera y el bisel.

Conclusiones

Mi veredicto sobre Ocarat, en esta primera compra que les he hecho, no tiene ninguna tacha. Por ejemplo la web me notificó que el envío podría tardar hasta 5 días, lo cierto es que a los dos días de pedirlo, ya estaba preparado y enviado, y al día siguiente lo recibía en casa por parte de Nacex. Es decir algo menos de 72 horas, y con portes incluidos en pedidos a partir de 40€.

Sobre el reloj, creo que es una pieza que pese a ser un diver, no encajará entre las preferencias de todos. Tienes que ser un amante del titanio y por supuesto, conocer y valorar adecuadamente la historia de este modelo. Podríamos considerar que luchas contra su primo el Citizen Mechanical Diver 200m NB6004-83E (798€), pero también con el mencionado Seiko Prospex Diver’s Sumo (850€), o el Certina DS Action Diver (975€) que aún siendo acero como sus rivales, está certificado hasta 300 metros.

Como digo, ninguno es capaz de darnos titanio, zafiro, certificación ISO y un buen calibre a un precio mejor. Pero tal vez la cuestión esté en la gama más baja. Porque un Orient Neptune con un calibre menos refinado, es ciertamente equivalente al Citizen, todo ello por tres veces menos dinero. Eso sí, usando acero en vez de titanio. Así que si eres como yo, y te encanta este metal, la cosa está clara.

▲ Más ▼ Menos
Por fin un Citizen automático que lo tiene todo, tanto por dentro como por fuera
Diseño histórico que en la actualidad resulta polivalente
Inserto de aluminio en vez de cerámica y con una tonalidad que podrá estar más conseguida
Lume de rendimiento muy bueno, pero no mejor que en otros divers

Valoración

Diseño 9
Materiales 8
Acabados 8
Rendimiento 9
Calibre 8
Prestaciones 9
Precio 7
MEDIA 8,3

Vídeos

Galería

22 comentarios en “Citizen Mechanical Diver 200m (NB6021-68L). Review”

  1. Buenos días amigos.

    Javier este reloj me parece de lo mejorcito que has traído a la bitácora. Me parece un paso hacia «pa lante» de Citizen para competir con la linia Prospex de Seiko.
    Me gusta el tamaño y su movimiento.
    Que pasen un buen día.

  2. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muchas gracias Sergi y bon dia. Es un reloj que desde que se anunció, antes incluso de la entrevista a Citizen Iberia ya me apasionó. Esperaba de él justo lo que dices, un paso adelante para Citizen y que sin duda cumple todas las expectativas que se esperaban. El regusto amargo son las dos tonterías que hay que podrían haber solucionado fácilmente y hacer un reloj literalmente de 10.

  3. Me agrada el tamaño contenido que se mencionan en las especificaciones, y su diseño en general me recuerda al 62mas. Eso sí, el reloj tiene un precio prohibitivo para mí presupuesto en este momento

  4. Gran reloj, poco tengo que aportar con mis comentarios. Uno de esos relojes para toda la vida, de los que merece la pena reparar, por los que merece la pena ahorrar un par de años y de los que te gustaría legar a un hijo o sobrino; lo último, quizás sea complicado dado que la afición a los relojes está desapareciendo.

    Es también un reloj muy razonable. El tamaño es adecuado para una mayoría de muñecas. En cuanto al armis, yo destacaría algo obvio: no nos encontramos ante un sistema propietario, lo que significa que podemos utilizar el armis de un tercer fabricante o utilizar una correa NATO.

  5. La verdad es un reloj muy bonito con un mecanismo interesante. El único inconveniente es que el bisel de aluminio por ese precio no me termina de convencer. A ese precio debería llevar ya de cerámica. La verdad es que el titanio a mi me agrada pero prefiero llevar un reloj que pese. No sé si el super titanio que dice citizen no se raya con facilidad, ya que el titanio es más fácil de rayar y luego difícil de pulir

  6. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Es verdad Omar Aguilera, aunque está claro que los materiales y el calibre tienen un precio. A mi modo de ver es una cifra respetable, pero al mismo tiempo plenamente justificada.

  7. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Tienes mucho que decir un relojista. Un punto de vista nuevo siempre aporta. El ejemplo más claro es lo del brazalete de asas estándar, un punto muy interesante como dices, por si queremos usar otra correa en verano o simplemente cambiarla sin tener que recurrir al brazalete oficial.

    Creo que es la típica esencia Citizen que la hizo famosa en los 70 y 80. Relojes completos, fiables y de precio justo.

  8. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Estoy contigo Óscar hostyn. Un bisel con inserto cerámico y full-lume lo habría bordado. No creo que fuera algo que hubiera encarecido el precio final más de 30 o 40€, y al menos yo, habría pagado el suplemento con gusto. Lo mismo el lume, que conociendo a Citizen y siendo un diver esperaba más en cuanto a brillo y duración. Ya digo, un reloj de 9 que superó con nota lo más difícil.

    El recubrimiento de SuperTitanium lo tengo en 3 o 4 relojes y me está funcionando muy bien, te diría que incluso mejor que el acero, ya que en el acero el cierre suele tener pelillos y con el Super Titanio ni siquiera eso. Su punto débil me imagino que será un golpe que logre traspasar esa capa protectora exterior.

  9. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Bienvenido Oscar. En la web verás que si te suscribes a su newsletter te darán un cupón del 10% que es el que yo usé en el pedido que se muestra. Una vez comprado si no te interesa te das de baja del boletín, pero ya te has ahorrado 75€. Ya nos contarás que tal es la experiencia y si te apetece, lo vemos en la galería de los lectores.

  10. Realmente es un gran reloj. Como siempre destacar de tu reseña la parte sobre la historia del modelo. No se si creerme del todo ese ejemplar de los ’70 rescatado del mar, pero porqué no podría suceder. A fin de cuentas cosas más raras se han visto.

    Con este reloj Citizen ha conseguido un gran mecánico. Saludos Guti.

  11. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Yo creo que esa parte de la historia es solamente un ornamento Gerardo. Si lo encontraron en 1983, ¿por qué esperar hasta ahora para rendirle homenaje? De todas formas todo ello no quita que Citizen haya desarrollando un reloj estupendo, una pieza de esas que estoy orgulloso en tener y en usar, sea verdad o no sea verdad esa leyenda.

    Esperemos que esto anime a Citizen para seguir con esa linea.

  12. Buenos días Javier y resto de parroquianos.

    Una pregunta, ¿desde tu experiencia vale la pena pagar un «sobreprecio» por un Doxa teniendo modelos como el presente?
    Un abrazo y vuelvo al trabajo.

  13. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Una pregunta muy interesante Sergi. Las comparaciones se dice que son odiosas, y la razón es porque siempre hay una parte que sale perdiendo. En este caso al lado del Citizen Fujitsubo, todavía más. A priori considero que el 90% de los relojes tres agujas que cuestan más de 1000 o 1500€ son difíciles de justificar. No obstante, comencemos.

    Sólo he probado el Doxa Sub300T Professional, así que me limitaré a esa única experiencia. Por su historia y la fidelidad al modelo original, el Doxa es un clásico que tiene mucho atractivo. Para gente que valora la trayectoria de la marca y del reloj y que está dispuesta a pagar algo más por ello, resulta interesante. En mi caso, soy de los que lo valoran y creo que merecen un plus, pero no hasta esos niveles.

    Hablamos de cerca de 1900€, que en comparación con los 670€ de este Citizen lo que aportan es una resistencia al agua de 120 ATM, y un calibre algo superior que además viene muy ajustado. Hay empate en el lume, en ambos casos escaso para un reloj de buceo. Hay empate en el bisel, en la extensión de buceo, aunque admito que el mecanismo de Doxa como regla de cálculo me encanta. El Citizen vence en su resistencia a campos magnéticos, un problema en el que el Doxa salió malparado, en su cristal ligeramente abombado, en su caja y brazalete de titanio.

    Así que mi respuesta es que el Doxa no merece la pena a ese precio. El triple de lo que cuesta el Citizen. Sin embargo, parece que me has leído la mente con tus inquietudes, y recientemente he adquirido el que se considera el mejor homenaje a los Doxa SUB300T, el Seestern de 160€. Tengo en mente hacerle una reseña e intentar determinar las diferencias con el original.

    Que tengas un buen día. Yo trabajé el martes, así que hoy lo tengo libre.

  14. Muy bonito, a mí me gusta el titanio, quizá no luzca como la espada de Conan, pero tanto el gris mate como sus propiedades aportan ventajas y distinción innegables. Sobre el bisel, cierto que no es un drama, aunque el hecho de ser un modelo tan redondo hace que la elección se perciba regular. Respecto al tema de si es cierta o no la historia, yo creo que sí, sólo que al ser japoneses (igual que sucede con la desidia de Casio), no habrán visto claro explotarla en todo este tiempo. Gracias por la reseña.

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    La conjetura de la mentalidad japonesa tiene mucho sentido Jostma. Quizás estemos acostumbrados al punto de vista suizo, donde ante tan eventualidad habrían sacado 20 modelos inspirados en el original.

    Eso es. Es un reloj redondo tal cual está; lo que hace que esos detalles tan pequeños le dejen a uno con cierta frustración. Lograron una caja y brazaletes estupendos, un calibre ajustado y que va muy bien, un diseño histórico… Todo lo más difícil lo hicieron bien.

  16. Sobre el reloj, poco que opinar, está bastante logrado y tiene ese punto original del titanio.
    Pero lo del Porexpán, en la caja de presentación, es como ofrecer en una relojería un Rolex sobre una hoja de col.
    Hace tiempo estuve consultando la de incorporar un trapo de microfibra a un producto que fabrica, por cierto, de un valor similar a este reloj, consulte con un par de fabricantes y una porción tamaño bayeta tenía un precio irrisorio. Bien podían haber sustituido eso, por una gamuza o una tela de limpieza. Como se dice en la tierra de esta distribuidora, les ha faltado rasmia, o imaginación.

  17. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Correcto Sergio. Yo entiendo que el cambio de empaquetado lleve un tiempo, a fin de cuentas hay multitud de unidades que deben estar ya fabricadas. Sin embargo esa gamuza de cortesía, multiplicada por la economía de escala que Citizen debe tener deber ser un precio despreciable, definitivamente no demasiado superior al del porexpán blanco.

  18. A mí me parece «el diver» y eso tal como está el mercado de saturado ya es decir todo. Pieza para quedarse de por vida. Un abrazo Javier.

  19. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues lo suscribo Sergio RV. Lo tiene todo, y eso no es fácil. Para mi la espinita es que no lo hayan rematado, primero con un lume a la altura, y luego con un inserto de bisel cerámico.

  20. Si, posiblemente se acercaría más a la perfección en diver; pero vamos un relojazo, ya estoy haciendo cuentas jjjj

  21. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Jeje Sergio RV. Te diría que eso de hacer cuentas y de soñar es una de las mejores partes del proceso. El problema es que al no ser un reloj que se venda en el mercado nacional, es muy difícil encontrar ofertas a precio de saldo. Jugando con Ocarat y los descuentos, lo podrás conseguir a menos de 700€, pero nada que ver con precios de derribo tipo 500€ que se ven fuera de la UE.

Deja un comentario